Giovanni Capobianco Mucci Enero2010
*Prof. Giovanni Capobianco Mucci

El “Principio de Totalidad” del ambiente es un enfoque que incluye, tanto a los elementos naturales como sus elementos sociales y considera la interdependencia dinámica que existe entre ellos. Por esto, las características propias de cada comunidad se convierten en variables determinantes para alcanzar los objetivos de cualquier acción que se desarrolle individualmente o por el colectivo en beneficio de los espacios de uso común.

Como sabemos, la Educación Ambiental busca que el individuo tome conciencia y desarrolle sensibilidad para participar activamente en su localidad, motivado por cambios significativos en sus hábitos y en su comportamiento. Así tendríamos reacciones positivas de los ciudadanos frente a una situación ambiental que les afecte directa o indirectamente.

El diálogo, por su parte, es un proceso de cooperación y trabajo conjunto buscando “ganar-ganar”, logrando significados comunes entre las múltiples expectativas que se presentan en los grupos sociales frente al tema de una gestión ambiental directa y comunal. Este proceso se estructura principalmente sobre los valores y las conductas orientadas por la moral y las acciones propias guiadas por la ética.

Ahora nos preguntamos: ¿Cómo es la “realidad ambiental” de la ciudad de Maracay?

Primero señalamos la contaminación de los elementos naturales por el ruido, el monóxido y el dióxido de carbono y, los desechos sólidos por nombrar solamente a los contaminantes primarios. En los elementos socio-culturales evidenciamos complejos problemas causados por un urbanismo no planificado, insuficiente mantenimiento de la infraestructura de la ciudad y la falta de un verdadero programa de coordinación y supervisión de la economía informal.

Esto, visto de forma integral, representa un ambiente de “elementos agresivos” y como somos sistemas abiertos, en interacción permanente con el medio, nuestro sistema nervioso central capta estos estímulos y puede reaccionar ante éstos con rabia, miedo, inseguridad, frustración o tristeza.

incendioshenripittier10

El Dr. Paúl McLean, Premio Nóbel de Medicina en 1991 concluye en sus investigaciones desde el punto de vista evolutivo, que el cerebro humano posee tres estructuras en una: El cerebro de actuar llamado “Reptil”; el cerebro de sentir llamado sistema “Límbico”; y el cerebro de pensar llamado “Neo-corteza”. Sus características y funciones, del último al primero, podríamos resumirlas con tres palabras, Pensar, Sentir y Actuar.

Elaine de Beauport y Aura Sofía Díaz proponen en el “Taller de los 3 Niveles del Diálogo” del Instituto MEAD de Venezuela, a los Acuerdos como la base del diálogo y para ello se utiliza la metáfora de “Blanca Nieves y los Siete Enanos” para ilustrar la división en dos hemisferios del cerebro Neo-corteza (Pensar).

El derecho, que hace conexiones al azar, es atemporal, visualiza la totalidad, inventa, descubre, crea, explora y es donde reside la creatividad; a este hemisferio lo representa “Blanca Nieves”.

El hemisferio izquierdo no reacciona emocionalmente, es lineal, administra el tiempo y utiliza la lógica para expresarse con ideas claras y precisas, y es donde se buscan las causas y los efectos explicando los problemas lógicamente; a este hemisferio lo representan “Los Siete Enanos” a través de las siguientes preguntas: ¿Qué? ¿Quién? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Por qué? y ¿Para qué? Para procesar los estímulos externos y coordinar nuestros compromisos y comportamientos el cerebro izquierdo y el derecho se deben complementar para la acción, tal y como lo hacen los personajes simbolizados, en lo que podríamos llamar la “Inteligencia Social”.

Inspirados en el ‘pensar, el sentir y el actuar’ propongo este ejercicio. Seleccione, de las siguientes opciones, la que a su juicio resolvería o ayudaría a la solución de la situación problemática planteada de Maracay:

A) La ciudad debe ser utilizada racionalmente para nuestro servicio y el problema de su deterioro es responsabilidad directa de nosotros los ciudadanos incluyendo a las autoridades municipales, parroquiales y comunales.

B) Los ciudadanos tenemos como derecho constitucional el disfrute de un ambiente urbano seguro, sano y ecológicamente equilibrado.

C) Las ordenanzas municipales son poco difundidas y las penalizaciones muchas veces dependen de otros intereses diferentes a los del beneficio de la comunidad y de la propia institución.

D) El hombre y la mujer, deben manejar los recursos de la naturaleza en forma sostenida a través del tiempo de manera que éstos se puedan regenerar sin que se agoten.

IMG 1588 e1336613163972

Si seleccionó cualquiera de las opciones presentadas, acertó; pero si considera que “todas” son correctas, lo felicito, tiene usted una visión holística-integradora de su ciudad, una correcta disposición para enfrentar sus necesidades y problemas, y en consecuencia, el estado de ánimo para actuar en una organización social donde la base de la pirámide la conformamos todos los ciudadanos sin exclusión de ningún tipo.

Por lo tanto usted forma parte de aquellos que, sobre la base de lo ético, lo responsable y lo solidario, entiende que para cualquier forma de diálogo debemos utilizar “todo” el cerebro y  basarlo desde lo “Biocéntrico” (todos los seres vivos en el mismo plano de derechos ambientales) y con mentalidad planetaria para el uso de los recursos en forma sostenible.

[box_dark]Así pues que, la integración del enfoque de totalidad del ambiente, con la sensibilidad y la toma de conciencia ciudadana que da la inteligencia social, más el diálogo crítico, creativo y constructivo, se nos abre una opción cierta y esperanzadora para mejorar significativamente la calidad de vida en nosotros mismos, nuestras propias familias, comunidades organizadas y la ciudad en general.[/box_dark]

*Consejo de Educación Ambiental del Estado Aragua
CEADA – Venezuela

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.