[dropcap]E[/dropcap]cuador debe investigar los transgénicos para liberarse del servilismo científico-técnico y del ecologismo dogmático repetitivo, propuso recientemente el investigador César Paz y Miño.

En un artículo publicado en la prensa nacional, Paz y Miño señaló que desde Ecuador se reiteran argumentos de otros y se niegan las indagaciones para conocer la verdad.

Polémica nacional

En su artículo titulado Trasngénicos y pruebas científicas, el también médico genetista señala que su posición ha sido siempre el apoyo y reclamo de la indagación en este tema para tener datos confiables.

«Mientras tanto, no podemos creer a ciegas en nadie», dice en alusión a una polémica abierta en el país al respecto y que sacara a la luz pública recientemente el presidente Rafael Correa.

El mandatario dijo que en Ecuador no está prohibida su investigación, como se alegaba, ya que el artículo 41 de la Constitución señala que el Estado regulará bajo estrictas normas de bioseguridad el uso y desarrollo de la biotecnología.

Estudios comprobados

Sostuvo que mientras que en el país no se producen alimentos transgénicos, sí se importan y se consumen estos, por lo cual instó a realizar estudios en el campo de la agricultura para lograr mayores producciones, tras demostrarse que no dañan la salud humana.

Al respecto, Paz y Miño señala que se encuentra una abundante literatura científica sobre el asunto en internet, sin embargo existen 17 estudios de los más serios que muestran datos convincentes. Su conclusión, apunta, dice que no hay evidencias de que el ingerir productos transgénicos en lugar de productos naturales produzca cambios importantes en la salud.

En cambio, señala, los efectos en la salud por consumir alimentos transgénicos (según experimentos en animales y no en humanos), han sido atribuidos a la contaminación con pesticidas y herbicidas, y no exclusivamente al producto transgénico.

Críticas al estudio francés

Pese a que algunos trabajos han mostrado una asociación entre consumo de transgénicos y reacciones alérgicas, el número de estas afecciones es similar al que produce cualquier otro alimento, agrega. Expone el genetista que los estudios que han tratado de asociar los alimentos transgénicos con el desarrollo de cáncer aportan conclusiones similares.

Cita, además, una reciente investigación de la universidad francesa de Caen sobre efectos del maíz transgénico en ratones, el cual ha sido muy cuestionado por la comunidad científica debido a fallas en su diseño, como ser una muestra pequeña y sin datos comparativos.

El resultado evidencia los problemas intrínsecos que estos roedores tienen a los dos años, tales como aparición espontánea de tumores, no de cáncer, los cuales han sido descritos como supuesto efecto de esa alimentación específica. Sin embargo, insiste, la posición soberana del país debe ser realizar sus propias exploraciones en este campo y no repetir argumentos.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.