El presidente Rafael Correa afirmó que la contaminación ambiental provocada por la petrolera estadounidense Chevron en la Amazonía ecuatoriana, donde operó su filial Texaco entre 1964 y 1995, fue un crimen deliberado.

El desastre causado en la selva ecuatoriana es peor que el del Exxon Valdez en Alaska, o BP (British Petroleum) en el Golfo de Mexico. La peor diferencia es que éstos fueron accidentes, lo de Chevron fue deliberado. Es un crimen, aseveró el mandatario en su cuenta de Twitter.

diaantichevron3

La mano negra

Correa recurrió a esa red social en ocasión de celebrarse el Día Internacional Anti-Chevron, una jornada que fue instituida el año pasado por las decenas de miles de personas que resultaron afectadas en todo el mundo por las malas prácticas extractivas de la transnacional estadounidense.

El jefe de Estado, quien en septiembre de 2013 inició una campaña para denunciar la contaminación que dejó Texaco en la Amazonía, instó a todos los que duden de las denuncias contra la compañía a venir a Ecuador para comprobarlo personalmente. «Si alguien tiene dudas, que venga a Ecuador a meter su mano en las piscinas dejadas por Chevron. 25 años después esa mano saldrá negra de petróleo, es la «mano sucia de Chevron», señaló.

Según Correa, quien acusó a la petrolera de corrupta y corruptora, ni todos los millones invertidos por la empresa para evadir la sentencia de un tribunal ecuatoriano que en 2011 la condenó a pagar nueve mil 500 millones de dólares a 30 mil pobladores amazónicos, «podrán ocultar la verdad».

chevronecuadorsentencia3

Derrame de millones de galones de petróleo

Según datos oficiales, durante los casi 30 años que operó en la zona, la transnacional derramó 16,8 millones de galones de petróleo en el ecosistema, vertió otros 18,5 mil millones de galones de aguas tóxicas en los suelos y ríos, y quemó al aire 235 mil millones de pies cúbicos de gas. Chevron, sin embargo, se niega a acatar el fallo de la justicia ecuatoriana, y argumenta que esa sentencia se obtuvo por medios fraudulentos.

La petrolera también demandó al Estado ecuatoriano ante una corte internacional de arbitraje por supuesta violación de un Tratado Bilateral de Protección de Inversiones suscrito por Washington y Quito, y por presunta denegación de justicia.

En ocasión del Día Internacional Anti-Chevron, la Secretaría de Comunicación del gobierno de Ecuador también emitió un comunicado en el que afirma que la actividad petrolera que desarrolló Texaco en la Amazonía tuvo efectos letales en cerca de dos millones de hectáreas de suelo, vegetación, ríos y esteros.

Tras asegurar que esa afectación aún sigue perjudicando a los ecuatorianos, la entidad oficial agrega que se afectaron 13 tipos de ecosistemas amazónicos y cerca de dos mil especies de fauna, de vertebrados acuáticos y terrestres, además de habitantes originarios y colonos de una superficie cercana a dos millones de hectáreas que, en forma directa o indirecta, recibieron el impacto.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.