“Curiquingue-Gallocantana” en la ciudad de Cuenca, se convirtió hoy en el área protegida número 67 de Ecuador, donde el ejecutivo impulsa la transición ecológica. La zona comprende mil 223 hectáreas de ecosistemas frágiles altoandinos que se incorporaron al Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

Con la declaratoria, las autoridades podrán promover planes para conservar páramos, humedales, herbazales y especies endémicas de flora, mamíferos, aves, reptiles y anfibios dentro de la Subcuenca del río Tomebamba, indicó el Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica.

Protección de especies endémicas

“El Gobierno del Encuentro decretó la Transición Ecológica para impulsar acciones como esta, que son fundamentales para el desarrollo del país y además son el resultado de un trabajo conjunto entre el gobierno central y seccional. Somos un país pequeño pero grande en biodiversidad», advirtió el titular del sector, Gustavo Manrique.

Sobre la nueva área, ratificó el compromiso de conservar el importante nivel de endemismo de especies existentes en Curiquingue-Gallocantana, que consta de 21,65% de flora, 13,51 de mamíferos, 6,6 de aves y 76,92 de anfibios y reptiles, únicos en el mundo.

Curiquingue-Gallocantana, parte del corredor biológico natural entre el Parque Nacional Cajas y el Bosque Protector Machángara-Tomebamba, aportará a la conectividad de los ecosistemas y se suma como una nueva Área Núcleo de la Biosfera Macizo del Cajas, lo cual contribuye al desarrollo sostenible de la región.

Fuente: https://www.prensa-latina.cu/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.