Salvar las luciérnagas podría ayudar a proteger el ecosistema de Nepal, donde esos insectos luminosos casi desaparecieron de jardines, selvas, riberas de ríos, calles y parques de ciudades. Tirtha Bahadur Shrestha, destacado naturalista nepalés, afirmó este miércoles al diario Nepali Times que las luciérnagas necesitan un entorno prístino y su presencia significa una naturaleza no perturbada.

Pertenecen a una familia de escarabajos llamada Lampyridae y evolucionaron junto a los dinosaurios hace 100 millones de años; pero la destrucción del hábitat, el uso de pesticidas, la contaminación lumínica y el cambio climático amenazan a las dos mil 200 especies de luciérnagas identificadas, agregó la fuente.

Especie vulnerable

El experto en mariposas Bhaiya Khanal afirma que la luz artificial es la mayor amenaza para las luciérnagas, pues reduce su éxito reproductivo. Las luces brillantes de edificios, vehículos, linternas e incluso los teléfonos móviles pueden interrumpir su apareamiento.

Estos insectos pasan la mayor parte de su ciclo vital en estado larvario y necesitan varios meses, o incluso hasta tres años, para convertirse en adultos. Las luciérnagas tienen un código morse romántico para encontrar pareja o ahuyentar a los depredadores. Puede ser un resplandor constante o una luz intermitente, que difiere en duración, tiempo, color y repetición.

Las dos mil 200 especies identificadas tienen sus propios códigos de parpadeo pero pierden capacidad de emisión de luz al llegar a la edad adulta. Son activas durante el día, cuando utilizan señales químicas o feromonas para atraer a sus parejas. Emiten una señal luminosa cuando se ven amenazadas por depredadores o para proteger su territorio. La luz procede de una reacción química llamada bioluminiscencia y el brillo no es caliente, sino frío al tacto.

La parte inferior del abdomen de una luciérnaga está formada por calcio, magnesio y una sustancia química natural llamada luciferina. Pero es un ion superóxido el responsable de los destellos amarillo pálido, verde, a veces naranja o azul, durante las calurosas noches de verano.

Fuente: https://www.prensa-latina.cu/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.