En China, agrupaciones ecologistas han iniciado una campaña que promete llevar a los tribunales cualquier caso de maltrato animal.

En un espectáculo circense en China los peces se mueven «obedeciendo las ordenes» de un ilusionista, lo que provoca una gran impresión en los espectadores, especialmente en los más pequeños.

Abusos de todo tipo

Pero el secreto de esa ‘maravilla’ es muy simple: el ilusionista alimenta a los peces con serrín metálico y después los dirige con ayuda de imanes. El ‘mago’ fue acusado de maltrato animal por los ecologistas.

Con este espectáculo de ‘peces amaestrados’ han comenzado en el gigante asiático una serie de escándalos relacionados con el maltrato de animales. Los ecologistas chinos han iniciado así una campaña que promete llevar a los tribunales a cualquiera que les cause daño. Con esta acción, esperan crear un precedente y promulgar la primera ley en China de derecho animal.


Llaveros vivos

Otro ejemplo de maltrato en China es la aparición en las calles y en el metro de centenares de vendedores que ofrecen llaveros poco usuales: pequeñas bolsitas de plástico con diminutos animales como peces, pequeñas salamandras o tortugas recién nacidas en su interior con algo de agua y sin apenas oxígeno.

Según los ecologistas, se trata de algo totalmente inadmisible porque dentro de este cautiverio los animales mueren en muy pocos días. “No son llaveros, sino verdaderas cámaras de tortura. Estamos indignados”, dijo Li Vantún, activista de la Asociación para la protección de animales a la cadena internacional RT.

Pese a todo, muchos jóvenes, principales compradores de estos llaveros, suelen adornar con ellos su teléfono, cinturón o cartera. Las nuevas generaciones no se acostumbran a pensar en la suerte de las mascotas y mucho menos en abrir a tiempo el acuario de plástico.

Fuente: RT, Agencias

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.