Hace cuatro días, Otsuchi era otra localidad costera más de Japón, un destino para los amantes del surf y de las playas remotas. Hoy, en medio de un mar de devastación, sólo quedan en pie un supermercado y un templo budista.

Al igual que la mayor parte del noreste de Japón, Otsuchi se vio afectada el viernes por un gran terremoto y un tsunami posterior que arrasó con todo. Las autoridades temen que más de la mitad de la población de 19.000 habitantes esté sepultada bajo los escombros.

«Otsuchi me recuerda a Osaka y Tokio después de la Segunda Guerra Mundial», dijo Tadateru Konoe, presidente de Cruz Roja en Japón, mientras los equipos de rescate se desplazaban sobre escombros, metales retorcidos y deshechos, algunos de ellos en llamas.


Fuego y agua

«Todo está destruido y aplastado. Es un completo desastre. En mi larga carrera en la Cruz Roja, es lo peor que he visto», señaló. Las llamas devoran las colinas que dominan Otsuchi, complicando las tareas de rescate. Unas temperaturas muy frías, y el alcance de la devastación, vuelven escasa la posibilidad de encontrar supervivientes.

A lo largo de la devastada costa noreste, había similares escenas de destrucción. La columna de agua desplazó casas tierra adentro, llevó barcos hasta campos de cultivo, volcó carros y, en uno de los muchos ejemplos, subió un barco al techo de una casa. Se cree que hasta 10.000 personas han muerto. La agencia de noticias Kyodo dijo que se habían hallado 2.000 cadáveres en la costa de la prefectura de Miyagi, que sufrió la mayor parte de los daños.

«Estoy buscando a mis parientes y a mi hermano mayor»

Los supervivientes vagaban por los escombros, muchos con lágrimas en los ojos, buscando a sus seres queridos, otros inseguros sobre el futuro de familia y amigos. Otros se alineaban frente a tablones de información en los centros de emergencia buscando noticias.

«Estoy buscando a mis parientes y a mi hermano mayor», señaló un sollozante Yuko Abe, de 54 años, en un centro de emergencia en Rikuzentakata, una localidad arrasada de 24.500 personas en la prefectura de Iwate, en el norte más apartado.

«Viendo el estado en el que se encuentra la zona, creo que quizás no lo consiguieron. No puedo decir tampoco a mis hermanas, que viven fuera, que estoy bien, ya que los teléfonos celulares y los teléfonos no funcionan», añadió.

Muchos pasaron otra noche helada cubiertos por mantas y en torno a calefactores en refugios a lo largo de la costa. Casi dos millones de hogares se quedaron sin energía, indicó el Gobierno. Habría aproximadamente 1,4 millones sin agua potable.

Gobierno solicita ayuda de expertos de Organismo de Energía Atómica

Japón ha pedido oficialmente al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) el envío de un equipo de expertos tras las explosiones en la central nuclear de Fukushima, según ha declarado este lunes el director general de la agencia de la ONU, Yukiya Amano.


Este lunes por la mañana, la empresa operadora de la central nuclear de Fukushima, TEPCO, informaba de la posible fusión del núcleo de uno de los reactores de la planta, tras un descenso del nivel del agua que cubría el combustible nuclear y que permite controlar su temperatura. Si llega a producirse la fusión se trataría de un accidente grave dentro del reactor, sin embargo, el edificio de contención que protege la zona peligrosa bloquearía la liberación de material radiactivo a la atmósfera.

Si se produce una fusión del núcleo, la reacción nuclear dejaría de estar controlada y se liberarían materiales radioactivos dentro del edificio de contención -una estructura de hormigón y acero construida para mantener aislado y protegido el reactor- y que, mientras permanezca cerrado, evitaría la salida de la contaminación al exterior.

Fuentes: EFE, Diario El Mundo, CNN, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.