El primer estudio detallado de las dietas de los grandes tiburones blancos en la costa este de Australia revela que este depredador pasa más tiempo alimentándose cerca del fondo marino de lo esperado.

«Dentro de los estómagos de los tiburones encontramos restos de una variedad de especies de peces que normalmente viven en el fondo marino o están enterrados en la arena. Esto indica que los tiburones deben pasar una buena parte de su tiempo alimentándose justo por encima del fondo marino», dijo Richard Grainger, investigador de la Facultad de Ciencias de la Vida y el Ambiente de la Universidad de Sydney.

Patrones de alimentación desconocidos

«El estereotipo de la aleta dorsal de un tiburón sobre la superficie mientras caza probablemente no sea una imagen muy precisa», explicó Grainger. El estudio, publicado este fin de semana como antesala al Día Mundial de los Océanos en la revista Frontiers in Marine Science, es una contribución importante para comprender la alimentación y los hábitos migratorios de los tiburones.

El Dr. Vic Peddemors, representante del Departamento de Industrias Primarias (Pesca) de NSW, dijo: «Descubrimos que aunque los peces de aguas medias, especialmente el salmón del este de Australia, eran la presa predominante para los tiburones blancos juveniles, el contenido estomacal destaca que estos tiburones también se alimentan en o cerca del fondo marino».

El estudio examinó el contenido del estómago de 40 tiburones blancos juveniles (Carcharodon carcharias) capturados en el Programa NSW Shark Meshing. Los científicos compararon esto con los datos publicados en otras partes del mundo, principalmente Sudáfrica, para establecer un marco nutricional para la especie.

Estrategias de conservación

«Comprender los objetivos nutricionales de estos depredadores crípticos y cómo se relacionan con los patrones de migración dará una idea de lo que impulsa el conflicto entre humanos y tiburones y cómo podemos proteger mejor a esta especie», dijo el Dr. Gabriel Machovsky-Capuska, investigador adjunto del Charles Perkins Center y coautor del estudio.

«Los tiburones blancos tienen una dieta variada. Además del salmón del este de Australia, encontramos evidencia de otros peces óseos, como anguilas, merlán, salmonetes y nabos. Descubrimos que las rayas también eran un componente dietético importante, incluidas las manta rayas y las rayas eléctricas”, asegura Grainger.

El resto eran peces no identificados o presas menos abundantes. Grainger dijo que mamíferos marinos, otros tiburones y cefalópodos (calamares y sepias) eran consumidos con menos frecuencia y dependiendo además del tamaño del escualo. Los científicos también descubrieron que los tiburones más grandes tienden a tener una dieta alta en grasas, probablemente debido a sus exigentes necesidades de energía para la migración.

La protección de esta especie y el manejo seguro de sus interacciones con los humanos es una prioridad para los científicos y el Departamento de Industrias Primarias de NSW. «Este estudio nos dará mucha información para ayudar en este proceso de gestión», concluyeron los investigadores.

Fuente: https://phys.org/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.