Celebrado por primera vez en Estados Unidos hace 43 años, el Día de la Tierra (Earth Day, en inglés) se conmemora en un momento en que el planeta se encuentra amenazado por el cambio climático, la explotación insostenible de los recursos naturales y otros problemas creados por el ser humano.

Con el paso de las décadas, el 22 de abril dejó de ser una simbólica expresión de buena voluntad ambiental asumida por la sociedad norteamericana y en 2009 -por resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas- se convirtió en el Día Internacional de la Madre Tierra.


Imprudencia humana

Al incorporar la fecha al calendario global, según una propuesta del Estado Plurinacional de Bolivia, la ONU declaró que “el mundo ha respondido con lentitud a las emergencias generadas por el calentamiento de la Tierra y los daños que nuestra imprudencia está causando a nuestro planeta”.

Como acto principal de la edición 2011 de este evento, y con la participación de alrededor de cien Estados miembros de Naciones Unidas, acaba de realizarse en Nueva York un diálogo interactivo de la Asamblea General sobre “armonía con la naturaleza”, organizado por la Presidencia de esa entidad y Bolivia.

Durante los debates, el embajador boliviano Pablo Solón manifestó que, «actualmente, la humanidad se encuentra en una encrucijada entre mercantilizar aun más a la naturaleza o reconocer sus derechos».


Igualdad de derechos

Y agregó que «hablar de equilibrio es hablar de derechos para todas las partes del todo. Puede ser que los derechos no sean idénticos para todos, ya que no todos son iguales. Pero creer que sólo la parte humana goza de privilegios mientras los otros son objetos, es la peor estupidez de la naturaleza humana».

En tal contexto, el secretario general de la ONU, Ban-Ki-moon, declaró que “la Madre Tierra, nuestro único hogar, está bajo presión. Cada vez le exigimos más sin que ello esté justificado, y está acusando la presión”.

Asimismo, añadió que “durante la historia de la humanidad hemos dependido de los recursos de la naturaleza para nuestro sustento, bienestar y desarrollo. Demasiado a menudo hemos retirado capital de la naturaleza sin devolverlo. Ahora empezamos a ver las consecuencias de no haber protegido nuestra inversión”.

La ONU señaló que el Día Internacional de la Madre Tierra no tiene por objetivo reemplazar otros actos, como el Día de la Tierra que se celebra en muchos países desde los años setenta, sino reforzarlos y reinterpretarlos sobre la base de los cambiantes desafíos que enfrenta la sociedad humana.

Fuente: Miguel Grinberg (TELAM), El Tribuno.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.