Investigadores han descubierto un «tiburón fantasma» excepcionalmente raro y recién nacido cerca de la Isla Sur de Nueva Zelanda, según el Instituto Nacional de Investigación del Agua y la Atmósfera (NIWA) del país.

Translúcido, gelatinoso y coronado con un par de gigantescos ojos negros en su cabeza puntiaguda, esta cría de aspecto extraterrestre probablemente pertenece a una de las más de 50 especies conocidas de tiburones fantasma, también conocidos como quimeras, que viven en aguas profundas de todo el mundo.

Quimeras del mar

Aunque no son exactamente tiburones, las quimeras están estrechamente relacionadas con los tiburones y las rayas, todos los cuales son peces con esqueletos hechos de cartílago en lugar de hueso, según NIWA.

¿En cuanto a la parte «fantasma» del nombre? Bueno, podemos mirar algunas imágenes de tiburones fantasma completamente desarrollados e intente imaginar lo que pensaron los investigadores al ser los primeros en ver los cuerpos espectrales de estos peces emerger de la penumbra de las profundidades marinas.

Esta quimera recién nacida, terminó en la red durante una reciente investigación de NIWA, realizada a unos 1200 metros bajo el agua para estimar la población de otro pez local, la merluza de cola que es consumido a nivel comercial.

Se sabe muy poco sobre la especie

Según los investigadores de NIWA, los embriones de tiburón fantasma se desarrollan en cápsulas de huevos colocadas en el lecho marino. Allí, los embriones encerrados se alimentan de una yema hasta que llega el momento de eclosionar. Dado su pequeño tamaño y su hábitat excepcionalmente profundo, las crías de tiburón fantasma son vistas en muy pocas ocasiones, dijeron los investigadores.

Esta quimera azul de nariz puntiaguda fue filmada por un vehículo operado a distancia de MBARI cerca de la cima del monte submarino Davidson, frente a la costa de California Central a una profundidad de aproximadamente 1,640 metros.

«Se nota que este tiburón fantasma nació recientemente porque tiene la barriga llena de yema de huevo», dijo en un comunicado Brit Finucci, científico pesquero de NIWA. «Es bastante asombroso. La mayoría de los tiburones fantasma de aguas profundas son especímenes adultos conocidos; los recién nacidos se reportan con poca frecuencia, por lo que sabemos muy poco sobre ellos».

Los investigadores planean realizar pruebas genéticas en la cría para tratar de averiguar a qué especie de tiburón fantasma pertenece. Luego, los científicos pueden comparar al recién nacido con un adulto de la misma especie, para comprender mejor cómo cambian el color, el tamaño y los hábitos alimenticios del pez entre la infancia y la edad adulta.

Fuente: https://www.livescience.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.