El daño a un ecosistema tras un derrame de petróleo, como el ocurrido el pasado 31 de diciembre en Veracruz, México, sólo podrá conocerse con precisión con el paso de los años.

“Es una incógnita el tiempo de recuperación de un ecosistema. No conocemos por completo su capacidad de recuperación y no todos los ecosistemas tienen la misma complejidad y características, entre más biodiverso sea un ecosistema, mayores probabilidades tendrá de recuperarse”, dijo a la agencia internacional CNNMéxico el doctor Luis Soto, investigador del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

1.500 barriles al río

Un total de 1,500 barriles de petróleo se derramaron en el río Coatzacoalcos, a la altura del municipio de Cosoleacaque, al sur de esa entidad del sureste mexicano, informó la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

El hecho —atribuido por Petróleos Mexicanos (Pemex) a una toma clandestina de combustible— afectó unos 30,000 metros cuadrados de suelo natural con vegetación rastrera, herbácea, arbustiva y arbórea, así como a nueve kilómetros de la corriente del río Coatzacoalcos, informó en un comunicado la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Para degradar los hidrocarburos, se han usado en los derrames dispersantes o detergentes durante años. Para que las labores de limpieza sean efectivas, se debe contener el petróleo derramado para poder aplicar los detergentes, pero ello implica introducir más químicos al agua que también podrían ser dañinos para el ecosistema.

Otra alternativa es la de las bacterias que degradan los hidrocarburos, pero Luis Soto aclaró que estos procesos todavía se aplican a un nivel experimental.

Daños directos

“Si no se toman acciones oportunas, el crudo derramado se depositará en el fondo marino y será imposible de recuperar”, añadió Beatriz Olivera, coordinadora de la campaña de energía y cambio climático de Greenpeace México.

“La forma en la que el petróleo afecta a la fauna es variada y compleja. Puede ocasionar la muerte a diversos organismos acuáticos ya que los asfixia, y al disminuir la entrada de luz en el agua a causa del petróleo, tampoco es posible que se realice la fotosíntesis”, detalló.

Al proceso para recuperar el equilibrio de la naturaleza después de una desastre ambiental se le conoce como biorremediación, “que implica aplicar métodos y técnicas para recuperar el equilibrio del ecosistema después de un derrame”, explicó Luis Soto.

Fuente: CNNMéxico, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.