A pesar de que los cóndores son una de las aves más representativas de Sudamérica, decenas de ellos mueren cada año tras comer carroñas envenenadas intencionalmente por productores rurales. Colombia acaba de reportar nuevos casos que alarman a organizaciones y habitantes del norte del país, según reseña el portal de noticias Sputnik.

En la actualidad el cóndor es considerado como una especie «vulnerable» por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza debido a la pérdida de sus hábitat y a los frecuentes casos de envenenamientos. El último de esos episodios se produjo en días recientes en Colombia.

Implacables asesinatos

La Fundación Neotropical Colombia, dedicada a la conservación de aves rapaces como el cóndor, denunció el hallazgo de dos ejemplares de cóndor muertos luego de ser envenenados en El Almorzadero, un páramo ubicado entre los departamentos de Santander y Norte de Santander en el norte colombiano.

«Solicitamos a toda la comunidad del páramo El Almorzadero se unan en una brigada de búsqueda inmediata de una carroña envenenada que al parecer está en la zona y que podría afectar a más individuos del sector», advirtió de forma urgente la organización en sus redes sociales, donde también divulgó un vídeo en el que se ve el cadáver de uno de los cóndores encontrados.

La organización también pidió a los habitantes de la zona «estar atentos ante el posible hallazgo de más cóndores muertos o afectados debido a una posible carroña envenenada en su territorio». El envenenamiento es uno de los principales motivos de la muerte de los cóndores en zonas rurales de Colombia, así como de otros países donde son comunes como Ecuador, Bolivia, Chile o Argentina.

Conflicto con productores rurales

La propia Fundación Neotropical explica en una publicación que la carroña envenenada suele ser colocada por productores rurales de las zonas con la intención de eliminar a depredadores, entre los que terminan apareciendo los cóndores. «Aunque los cóndores son principalmente carroñeros, se ha documentado que en situaciones de baja disponibilidad de carroña pueden recurrir a atacar a animales domésticos recién nacidos, enfermos o viejos», señala la organización.

Este hábito pone a los cóndores en conflicto con los productores, algunos de los cuales recurren a colocar carroña envenenada.

El envenenamiento de cóndores está lejos de tratarse de un fenómeno aislado: en Colombia ya se habían reportado situaciones similares tanto en El Amorzadero como en la Sierra Nevada de Santa Marta, también en el norte colombiano. En febrero de 2021, Bolivia reportó la muerte por envenenamiento de unos 35 ejemplares de cóndores, mientras Argentina cuenta 117 cóndores envenenados desde 2017.

Fuente: https://mundo.sputniknews.com, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.