Una de cada cuatro personas en el mundo sigue sin acceso a agua potable, la mitad de la población global no dispone de baños con sistema de saneamiento adecuado, y las lentas mejoras no impedirán que miles de millones sigan teniendo estas carencias a finales de esta década, denunció Naciones Unidas.

Un nuevo informe sobre agua, saneamiento e higiene elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) advierte que no se va a conseguir el objetivo de universalizar estas necesidades básicas en 2030, uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por la ONU.

Ausencia de servicios básicos

El estudio muestra que 2.000 millones de personas, una de cada cuatro, carecen de un suministro de agua seguro, la mitad (3.600 millones) no tienen servicios con tratamiento de residuos, y un tercio (2.300 millones) no tiene acceso a instalaciones de higiene básica. Esto último hizo que en 2020, el año en el que comenzó la pandemia y en el que la higiene de manos fue considerada una de las herramientas clave para prevenir infecciones, tres de cada 10 personas no pudieran siquiera lavárselas con agua y jabón.

El acceso a estos servicios básicos está progresando en el mundo, pero a un ritmo excesivamente lento, denuncian la OMS y UNICEF, que estiman que el porcentaje de personas con estas carencias sólo disminuye un punto porcentual anual.

Si continúa esa pauta, en 2030, todavía habrá 1.600 millones de personas sin agua potable y 1.900 millones sin instalaciones higiénicas (una de cada cinco), mientras un tercio del total, 2.800 millones, carecerán de servicios sanitarios básicos. Dadas estas previsiones, las agencias de Naciones Unidas hicieron un llamamiento a acelerar la implantación de estos servicios básicos en zonas donde aún no los tienen, que debe hacerse a un ritmo cuatro veces mayor del actual si el mundo quiere acercarse a los objetivos para 2030.

Mayores carencias en zonas rurales

“No estábamos progresando suficientemente rápido”, advierte el informe, que señala que el esfuerzo aún debe incrementarse más en las economías menos desarrolladas y ser hasta 10 veces mayor al actualmente llevado a cabo.

El informe destaca por otro lado que un 80% de las personas que carecen de estos servicios básicos viven en zonas rurales. El África Subsahariana es la región con mayores carencias, ya que sólo un 54 % de su población tiene acceso a agua potable, porcentaje que baja al 25 % en zonas que la ONU denomina “contextos frágiles”, tales como áreas en conflicto.

Fuente: https://www.efeverde.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.