La población de mariposas monarca que llegaron a los bosques de México para hibernar este invierno cayó un 26% respecto al año anterior, dijo esta semana la Comisión de Áreas Nacionales Protegidas y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Millones de mariposas monarca anaranjadas y negras migran a México en un viaje de 3220 km cada año desde Canadá a través de América del Norte. Pero las mariposas ocuparon solo 2,1 hectáreas en diciembre de 2020, en comparación con las 2,8 hectáreas de la temporada de invierno anterior, dijo el grupo conservacionista WWF en un comunicado.

La reserva de monarcas más grande de México

El cambio climático tuvo un “impacto considerable” en el patrón de migración de las mariposas, así como en la reducción de su habitat de reproducción en el bosque de algodoncillo en los Estados Unidos, dijo el WWF.

El estado de Michoacán, en el oeste de México, alberga la reserva de mariposas monarca más grande del país, que suele ser una importante atracción turística. Los visitantes de la reserva se han desplomado durante la pandemia, dijeron funcionarios del santuario.

La tala ilegal en los bosques de las mariposas se elevó a casi 13,4 hectáreas, un gran aumento de las 0,43 hectáreas perdidas por la tala el año pasado. Jorge Rickards, del grupo ambientalista WWF, reconoció que la pérdida de árboles fue un golpe, pero dijo que “la tala está muy localizada” en tres o cuatro de las comunidades de montaña que conforman la reserva de mariposas.

En riesgo la supervivencia de la especie

Además, las tormentas de viento, la sequía y la tala de árboles que habían sido víctimas de escarabajos del pino o enfermedades, provocaron la pérdida de otras 6,9 hectáreas en la reserva, lo que elevó la pérdida total de bosques en 2020 a 20,65 hectáreas. Eso se compara con una pérdida general de aproximadamente 5 hectáreas por todas las causas el año anterior.

El ecologista y escritor Homero Aridjis, quien creció alrededor de la reserva, dijo que la disminución de las mariposas y el aumento de la tala no era sorprendente, dada la reducción en el financiamiento del gobierno mexicano para áreas naturales protegidas y trabajo ambiental.

“Si bien las reservas estuvieron cerradas al turismo durante prácticamente toda la temporada (de invierno), el camino estaba abierto para los madereros, sin control”, dijo Aridjis. “La pregunta es, ¿puede la migración de la monarca sobrevivir a esta negligencia ambiental?”.

Exigen más protección para la especie

El grupo estadounidense Center for Food Safety pidió que se les otorgue a las mariposas monarcas protección como especie en peligro de extinción, señalando que “el umbral mínimo de población necesario para estar fuera de la zona de peligro de extinción es de seis hectáreas”. Con frecuencia, la tala ilegal la llevan a cabo forasteros o bandas organizadas, y no las comunidades agrícolas que técnicamente poseen la tierra.

La pérdida de hábitat, especialmente el algodoncillo donde las mariposas monarca ponen sus huevos, el uso de pesticidas y herbicidas, así como el cambio climático, representan amenazas para la migración de la especie.

Si bien hubo muchas malas noticias para las mariposas, ya que muy pocas se presentaron en algunos sitios históricos de invernada como Sierra Chincua, hubo la grata noticia de que se descubrió un nuevo sitio de invernada cerca, en la cima de una montaña cerca del área protegida Lagunas de Zempoala, cerca de Ciudad de México.

Fuente: https://www.reuters.com/, https://phys.org/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.