¿Quién es el depredador más temible de los océanos del planeta?

La estrella del baloncesto Yao Ming y el empresario británico Richard Branson iniciaron la semana pasada una campaña instando a los chinos a detener el consumo de sopa de aleta de tiburón para ayudar a salvar a los escualos.

Las aletas de tiburón son usadas como ingrediente en la elaboración de una espesa sopa que es vista como un manjar por la gente en China y servida en los restaurantes de lujo en China, Hong Kong y Taiwán.

Extinción masiva

La práctica del shark finning (o aleteo), es condenada por los defensores de los derechos de los animales y considerada por los científicos como la responsable del colapso mundial de las poblaciones.

La campaña, iniciada en Shangai, incluye anuncios donde aparecen las dos celebridades así como una página web para que la gente prometa online dejar de consumir la sopa, y pida protección para los tiburones decía el organizador, el grupo internacional por la conservación WildAid.

Yao, que se retiró en julio y sigue siendo en China uno de los grandes nombres del deporte, hizo una promesa de dejar de consumir sopa de aleta de tiburón hace cinco años y desde entonces ha servido como embajador para WildAid, decía el grupo en una declaración.

73 millones de tiburones

WildAid, que busca detener el comercio de fauna salvaje, estima que cada año mueren hasta 73 millones de tiburones, principalmente para la elaboración de la sopa de aleta de tiburón.

«La demanda contínua y creciente de aletas de tiburón está llevando a muchas especies al borde de la extinción, amenanzado además los ecosistemas marinos de todo el mundo», decía. A principios de este año, un miembro del parlamento chino propuso una prohibición al comercio de aletas de tiburón.

Ding Liguo, delegado del Congreso Nacional Popular Chino, dijo que China debería ser un líder mundial en la prohibición al comercio dado que el 95% de las aletas de tiburón se consumen en China, Taiwán y Hong Kong.

¿Qué es el aleteo?

«El aleteo es una cruel práctica pesquera que consiste en atrapar tiburones, subirlos a la cubierta de los barcos en donde miles de pescadores del mundo, en su mayoría latinoamericanos y asiáticos, sin ningún remordimiento y conciencia, les cortan las aletas y los devuelven vivos al mar donde se asfixian encontrando una lenta y dolorosa muerte, no pueden moverse y, por ende, no pueden nadar, debido a esto el agua no circula por sus branquias, poco a poco se van hundiendo al fondo del mar en donde son devorados por otros peces. Un ejemplo más claro de esta cruel práctica es imaginarnos que a un ser humano le cortan las piernas y los brazos y lo lanzan vivo al mar, es exactamente lo mismo».

Fuente: Ocean Sentry, Agencias, BBC, record.com.mx

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.