Los cruceros de lujo, una de las alternativas mas deseadas por los turistas adinerados para el disfrute de las vacaciones, no gozan de las mismas simpatías para los ecologistas, que les acusan de generar toneladas de residuos que, en parte, vierten a los mares y océanos por los que navegan.

La organización internacional de protección marina Oceana, en su último informe sobre cruceros, denuncia que un buque con capacidad para unos 3000 turistas puede llegar a generar por pasajero y día 300 litros de aguas grises, 40 litros de aguas negras, 10 litros de sentinas, 3,5 kg de basura y 30 gr de residuos tóxicos.

Sin legislación

Para el director científico de Oceana Europa, Ricardo Aguilar, el problema radica en la legislación internacional “obsoleta y deficiente” que regula estas actividades, elaborada durante los años en que los cruceros eran testimoniales y el transporte de pasajeros era una actividad accesoria al transporte de mercancías.

“La legislación permite el vertido de restos orgánicos y aguas sucias en alta mar, ya que antes los vertidos que podían arrojar los barcos en el mundo eran muy pequeños y no producían grandes impactos ecológicos”, indica Aguilar

Pero otra cosa son los grandes cruceros, pequeñas ciudades flotantes, que tienen permitido tirar las aguas fecales y los restos orgánicos al mar, a 4 millas de la costa cuando están tratadas y desinfectadas y a 12 millas de la costa cuando dichas aguas no están tratadas.

Cambios a bordo

No hay que olvidar que los cruceros, con una eslora que puede sobrepasar los 300 metros albergan piscinas, teatros, cines, restaurantes, tiendas, saunas, pistas de tenis, revelado de fotos, lavanderías, tintorerías y todo lo que un pasajero pueda desear durante su estancia.

En la otra cara de la moneda, se encuentran más de medio centenar de empresas que controlan cerca de 300 cruceros que transportan a millones de pasajeros de una punta a otra del planeta, para las que el concepto de “ahorro energético a bordo” ha mejorado sustancialmente.


La agencia internacional EFE Verde contactó a la compañía MSC, líder en el mercado de los cruceros por el Mediterráneo, quienes se defienden destacando innovaciones tecnológicas en cuanto al consumo energético y el procesamiento de la basura por medio de contenedores anticontaminación y otros dispositivos como incineradores y compactadoras.

Sin embargo otras compañías no quisieron responder al informe de Oceana que destaca además que el consumo de combustible de un crucero es el equivalente al de 12.000 vehículos, con el agravante de que el tipo de gasolina utilizada es más tóxica que el habitual emitiendo grandes cantidades de dióxido de carbono y azufre.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.