Los planes de reducción de emisiones de dióxido de carbono de Canadá y China para los sectores agrícola y forestal son más modestos que los de países africanos como Marruecos y Etiopía, según un estudio divulgado esta semana por un grupo de científicos.

El análisis de Union of Concerned Scientists (UCS), un grupo de científicos radicado en Washington, se basa en los planes presentados por Canadá y China de cara a la Conferencia de las partes sobre el Cambio Climático (COP21) de Naciones Unidas, que se celebrará en París en diciembre próximo.

Activists wearing masks demonstrate to demand cuts in global emissions during the U.N. Climate Change Conference COP 20 in Lima

Metas poco claras y amañadas

UCS señaló su preocupación por los objetivos presentados por Canadá de cara a la cumbre de París por la falta de «transparencia, especificidad y ambición». El grupo también dijo que los planes de Canadá para limitar las emisiones de gases con efecto invernadero en la agricultura, el sector forestal y otros usos del terreno «omitirán emisiones naturales como la destrucción de bosques en incendios o plagas».

Doug Boucher, director de Bosques Tropicales e Iniciativa Climática de UCS, afirmó en un comunicado que «esta estrategia sería comprensible si esas contribuciones naturales estuviesen realmente fuera del control humano». «La mayoría de las emisiones relacionadas con bosques de Canadá es el resultado de los fuegos forestales y las plagas de escarabajos, afectados ambos por la gestión humana, y deberían tenerse en cuenta», añadió Boucher.

chinapolucion2

En el caso de China, UCS indicó que, siendo uno de los ocho países que componen el 57% de las emisiones por uso de terrenos, sus planes no son claros. «Es difícil decir si se comprometen a superar el estatus quo para asumir su parte en la reducción de emisiones en el sector de uso de terrenos, o si simplemente mantienen su impulso actual», explicó el principal autor del informe, Kalifi Ferretti-Gallon.

UCS comparó los compromisos de Canadá y China de cara a la cumbre de París con los de Marruecos y Etiopía y concluyó que los de estos dos países son superiores. El análisis señala que los planes de Marruecos son particularmente «sólidos», con un objetivo de reducir sus emisiones un 13% para 2030, con sus propios recursos, o un 31% si recibe ayuda internacional. «Marruecos ha demostrado un modelo que otros países en desarrollo deberían emular», agregó UCS.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.