El crecimiento acelerado en las construcciones y en la circulación automotor se han convertido los principales factores de contaminación en Panamá, una ciudad que carece de parámetros básicos de medición ambiental, según expertos en la materia.

Estudios indican que partículas como el monóxido de carbono, ozono troposférico y dióxido de azufre forman parte del aire que respiran los panameños sin advertencia alguna.

trafico

Ausencia de un marco legal más sólido

Y es que a juicio de algunos especialistas ni la calidad del aire, ni la contaminación visual o acústica, ni la separación de los residuos integran la legislación que requiere una urbe, con la velocidad de crecimiento que experimenta actualmente la capital panameña.

Datos del Instituto Especializado de Análisis de la Universidad de Panamá, muestran que en los últimos dos años las concentraciones de partículas asociadas a la calidad del aire están por encima de las 20 micras por metros cúbicos, establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De acuerdo con la OMS, la exposición crónica a estas partículas aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y respiratorias como el asma y el cáncer de pulmón, porque al inhalarlas penetran en los pulmones y alvéolos, llevando elementos tóxicos a la sangre.

Medidas insuficientes

A pesar de ello resultan insuficientes las medidas adoptadas por las autoridades gubernamentales para minimizar el incremento en la emisión de contaminantes. La más urgente ahora para contrarrestar esta situación es el control de las emisiones de los vehículos de motor, las cuales aportan casi el 90% de los contaminantes al aire, indicó el director del Instituto Especializado de Análisis, Vasco Duke.

Reglamentaciones que existen desde el año 2009 por Decreto Ejecutivo, pero que no implementan la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre, el Ministerio de Salud (Minsa) y el de Ambiente, precisó.

Ante tales declaraciones, el subdirector general de salud ambiental del Minsa, Eduardo Villalobos, explicó que en Panamá se hacen mediciones, pero que aún no cuentan con los parámetros para calcular los niveles de concentración de contaminantes, ni con los protocolos para tratar este tema. «Pero no somos los únicos con este problema, los países más contaminantes: Estados Unidos y China, tampoco cuentan con protocolos de este tipo», apuntó.

Villalobos adelantó que ya el Minsa se acercó a organismos internacionales para pedir que los ayuden a corregir estos problemas, además de crear un sistema de monitoreo. «El deber de los expertos es proporcionar las estadísticas para que los gobernantes puedan elaborar políticas públicas que mejoren la calidad de vida de la población», aseguró el geógrafo Arkin Tapia.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.