[dropcap]E[/dropcap]l Gobierno de Costa Rica lamentó esta semana que el mercado negro de carne y huevos de tortuga se mantenga vigente en el país, pese al malestar social generado desde junio pasado cuando fue asesinado el ambientalista Jairo Mora, protector de esos animales.

El ministro costarricense de Seguridad, Mario Zamora, declaró en una conferencia de prensa que pese al crimen contra Mora, no se ha notado un cambio en los patrones de consumo de carne de tortuga y sus huevos, especialmente de tortuga verde, que se encuentra en peligro de extinción.

rescatantortuga2

Imperdonable indiferencia

“Lo que más lamentamos es que pese a la muerte hace dos meses y medio de un ecologista defensor de estas especies, vemos que el mercado de consumo no ha disminuido”, expresó Zamora.

El asesinato de Mora “no generó una transformación en las pautas de consumo y vemos como, irresponsablemente, se sigue consumiendo la carne y los huevos de esta especie en peligro de extinción y protegida por nuestras leyes”, manifestó el funcionario.

El ministro dio estas declaraciones al anunciar la detención de tres costarricenses de apellidos Moya, Díaz y Romel, y un nicaragüense de apellido Martínez, cuando cocinaban dos tortugas verdes en una vivienda en la localidad de Moín, provincia de Limón (Caribe), misma zona donde fue asesinado Mora. Los oficiales lograron rescatar de ese lugar cuatro tortugas vivas y decomisaron tres armas de fuego.

Fuente: EFEVERDE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.