Los países más desarrollados y los no desarrollados batallan en la recta final de la Cumbre del Clima de Katowice (COP24) por cómo fijar los objetivos concretos de cada uno de ellos para lograr que la temperatura del planeta no suba por encima de 1,5 grados.

En vísperas de que comience el tramo ministerial de la cumbre, todavía queda por decidir cómo se ejecutará el Acuerdo de París, definir los compromisos nacionales y establecer cuáles serán los mecanismos de transparencia para monitorizar los esfuerzos de cada país.

Recta final de la COP24

En este sentido, el presidente de la COP, Michal Kurtyka, lanzó un mensaje de “confianza, coraje y ambición” de cara al tramo final de la cumbre, en el que va a hacer falta -aseguró- “un impulso político” para actualizar al alza los compromisos de cada país y reducir de forma efectiva sus emisiones de dióxido de carbono.

Kurtyka inauguró el llamado “Diálogo de Talanoa”, un proceso para la preparación de la siguiente ronda de contribuciones al Acuerdo de París, que se deberán presentar antes del año 2020, cuando entre en vigor el histórico tratado. En el mismo foro, la secretaria ejecutiva de la ONU para el Cambio Climático, Patricia Espinosa, advirtió que la gente ya está sufriendo los efectos del cambio climático; “no mañana, sino hoy; no es teoría, es realidad”, aseveró.

Espinosa coincidió con el presidente de la COP en la necesidad de “redoblar” los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura por debajo de los 2 grados sobre los niveles preindustriales, y limitarlo preferentemente a 1,5 grado. “Si queremos ganar la carrera contra el tiempo y contra el cambio climático, debemos impulsar una cooperación sin precedentes”, aseguró la responsable de cambio climático de la ONU.

Transición sin precedentes

Sobre los beneficios “claros” que tendría limitar el incremento de la temperatura a 1,5 grados frente a los 2 ó más habló el presidente del Panel Intergubernamental de Expertos de Cambio Climático (IPCC), Hoesung Lee, pero incidió en que es necesaria una acción una acción “urgente”.

A su juicio, conseguirlo “no es imposible”, pero requiere una transición sin precedentes en todos los aspectos sociales y económicos”, y advirtió de que, hoy por hoy, “no estamos encaminados para conseguirlo”. “Cada fracción de aumento de las temperaturas importa, cada año importa, cada acción importa”, observó Lee, e hizo una llamada a la comunidad internacional: “La comunidad científica ha cumplido, ahora es el momento de la política”.

Fuente: EFEVERDE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.