Los animales se unieron a la causa climática en la cita mundial de París. Desde el comienzo de los trabajos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP21), el pasado 30 de noviembre, unas 140 esculturas coloridas de animales están instaladas en el complejo Le Bourget, donde sesiona el encuentro.

 photo cop21arcadenoe2.jpg

Se trata de las mismas esculturas que recorrieron las principales ciudades francesas con el fin de recabar ideas de las personas con relación a la defensa del ambiente. La iniciativa, denominada Arca de Noé del clima, buscó movilizar a la sociedad civil y especialmente a los niños respecto a un tema tan importante, apuntó el Ministerio de Ecología.

Resistiendo frente al cambio climático

En septiembre pasado, París fue la primera parada de las estatuas. Iniciaron su periplo por el río Sena y permanecieron varios días en el Jardín de las Plantas de la capital gala, desde donde emprendieron su viaje hacia otras urbes del país.

 photo cop21arcadenoe1.jpg

Las estatuas regresaron a la llamada Ciudad Luz a tiempo para la Conferencia. Las propuestas recabadas durante el recorrido, fueron trasmitidas a los participantes en el evento. Una jirafa azul de tres metros de alto lidera la exposición. El resto de las esculturas miden 2,10 por 2,60 metros metros.

 photo cop21arcadenoe3.jpg

Las siluetas de los animales cobran vida a través de un material transparente especial, el altuglas, que se puede reciclar. Cada figura toma uno de los siete colores primarios del arcoíris y sus cuerpos están marcados por unas estrías como símbolo de su lucha contra el calentamiento global y por su supervivencia.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.