El primer acto de las negociaciones se cerró este sábado con la entrega por los delegados de los 195 países participantes de un borrador aprobado por todos y limitado a 48 páginas. «Ya casi llegamos, hemos recorrido lo esencial del camino, nos faltan apenas unos pasos», dijo el presidente francés François Hollande.

El objetivo es limitar a un máximo de 2 ºC el calentamiento del planeta con relación a la era preindustrial, a través de una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero resultantes de la actividad humana.

 photo cop213_2.jpg

Disposición a una rápida negociación

«Estamos dispuestos a negociar lo más rápido posible, sobre la base de este acuerdo», declaró en Le Bourget (norte de París), la sudafricana Nozipho Mxakato-Diseko, en nombre del grupo de países en desarrollo G77+China. El texto perdió la mitad de sus corchetes y opciones, que pasaron de 1.400 a 750. Las 48 páginas incluyen el acuerdo propiamente dicho –26 páginas– y dos anexos.

«Lanzo un llamamiento para que seamos capaces de superar los intereses de las regiones o países de nuestros niveles de desarrollo y estar a la altura del planeta», dijo Hollande. El escollo principal sigue siendo el financiamiento de la ayuda climática a los países del Sur y la diferenciación de los esfuerzos que le corresponde hacer a cada cual para luchar contra el cambio climático.

De cara a la construcción de un planeta convertido a la economía sostenible, los países del Sur empujan para que los 100.000 millones de dólares anuales de ayuda al desarrollo verde prometidos a partir de 2020 sean sólo un punto de partida.

Mensaje desde el espacio

En un conmovedor mensaje desde el espacio exterior, que incluyó impactantes imágenes que ilustraron a la vez la belleza y la fragilidad de nuestro planeta azul, astronautas de la Estación Espacial Internacional (ISS), exhortaron a los delegados a negociar un acuerdo que preserve la vida sobre la Tierra.

La jornada del «Día de Acción» concluyó con un mensaje del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que advirtió: «el reloj del cambio climático sigue corriendo». Incluyó la presentación de propuestas sostenibles en materia de eficacia energética, transporte y construcción de las viviendas del futuro.

Lavado verde y premios Pinocho

Algunas de estas «Soluciones COP21» son criticadas por activistas que cuestionan los modelos económicos de empresas participantes como Engie, Coca-Cola o Renault-Nissan.

Un grupo de ONG atribuyó por ejemplo sus premios «Pinocchio» a la petrolera Chevron, EDF, la distribuidora de Electricidad de Francia alimentada principalmente con centrales nucleares, y al banco BNP Paribas, por su «greenwashing», es decir los esfuerzos que despliegan para presentar una imagen «verde» de sus actividades.

Fuente: AFP, Diario El País, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.