Los plásticos biodegradables son buenos para el ambiente, pero debido a que están hechos específicamente para degradarse rápidamente, no se pueden reciclar.

En Physics of Fluids, investigadores de la Universidad de Canterbury en Nueva Zelanda han desarrollado un método para convertir cuchillos, cucharas y tenedores de plástico biodegradables en una espuma que se puede usar como aislamiento en paredes o en dispositivos de flotación.

Ciencia al servicio del ambiente

Los investigadores colocaron los cubiertos, que anteriormente se pensaba que eran de plástico «no espumable», en una cámara llena de dióxido de carbono. A medida que aumentaba la presión, el gas se disolvía en el plástico. Cuando de repente liberaron la presión en la cámara, el dióxido de carbono se expandió dentro del plástico, creando espuma. Heon Park, autor del estudio dijo que el proceso es como abrir una lata de refresco y liberar la carbonatación.

«Al ajustar la temperatura y la presión, hay una ventana donde podemos hacer buenas espumas», dijo Park. «No es que todas las temperaturas o presiones funcionen. Descubrimos qué temperatura o presión es la mejor para convertir esos plásticos no espumables en espumas». Cada vez que se recicla el plástico, pierde un poco su fuerza. Las espumas son un nuevo material ideal, porque no se requiere que sean fuertes en muchas aplicaciones.

«Siempre que reciclamos, cada vez, degradamos los plásticos», dijo Park. «Digamos que tenemos una cuchara biodegradable. La usamos una vez y la reciclamos en otra cuchara. Puede romperse en la boca». La estructura ideal de una espuma depende de su uso final. Las espumas voluminosas, que tienen bolsas de aire grandes o abundantes, son buenas para las boyas. Los investigadores encontraron, contrariamente a lo que se pensaba anteriormente, las presiones de la cámara inferior conducían a espumas voluminosas.

Aprovechar al máximo todos los materiales

Hacer que los plásticos biodegradables sean reciclables podría aliviar parte del problema de contaminación global. Si bien el material biodegradable eventualmente se descompone en la naturaleza, es incluso mejor para el ambiente si estos plásticos se pueden reutilizar.

Los plásticos biodegradables y reciclables se pueden usar más de una vez, pero también representan una amenaza menor para el ambiente si terminan en océanos o vertederos. El equipo cree que este proceso podría implementarse a gran escala. «Podemos expandir las aplicaciones de formación de espuma a muchos plásticos, no solo a este en particular”, dijo Park.

Fuente: https://phys.org, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.