El satélite alemán ROSAT de 1,6 toneladas de peso, que orbitaba el planeta a 585 y 565 kilómetros de distancia, perdió altura por la resistencia atmosférica y se estima llegue a Tierra en un viaje sin control en octubre.

Según comunica la Centro Aeroespacial Alemán (DLR), ROSAT no contaba con un sistema de propulsión propio para hacerlo re-entrar a la Tierra luego que terminara su vida útil en 1999.

1,6 toneladas podrían impactarnos

Si la nave al cruzar, la atmósfera, cae a un velocidad de 28 000 km/h, los elementos del observatorio de rayos X que estaban en su interior se fragmentarán y algunos de ellos se quemarán por el calor extremo, dice la agencia en un comunicado.

Sin embargo, explican que “los últimos estudios revelan que es posible que hasta 30 piezas individuales que sumen unos 1,6 toneladas de peso pueden tocar la superficie de la Tierra”.

“El fragmento más grande sería el espejo del telescopio, el cual es muy resistente al calor”, agregan. En su aterrizaje la nave podría lanzar trozos en un radio de 80km, según DLR y de 500 km. de largo según estimó la NASA. Este es el segundo satélite anunciado que cae en poco tiempo, y el espacio cuenta aún con toneladas de desechos de otras misiones, según informa la NASA.

Fuente: La Gran Época, Agencias
Artículo original de lagranepoca.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.