[dropcap]L[/dropcap]as plantaciones de palma aceitera han afectado ahora unas 1.600 hectáreas del bosque de Tripa, refugio de unos 700 orangutanes de los 6.600 que sobreviven en la isla indonesia de Sumatra.

Tripa pertenece al ecosistema de Leuser, una gran extensión de selva en la que hay 8.500 tipos de plantas, árboles de hasta 70 metros de altura y unas 350 especies raras de pájaros, 194 de reptiles y 129 de mamíferos.

Ecosistema único

En esta recóndita selva del noroeste del archipiélago indonesio los orangutanes comparten espacio con elefantes, rinocerontes y los tigres de Sumatra.

[quote]»Leuser es un lugar único y uno de los de mayor biodiversidad del mundo. Alberga una gran variedad de ecosistemas, manglares, turberas, playas, bosques tropicales de tierras bajas, zonas de submontaña, montaña y alpinas», explicó a la agencia EFE la española Arantzazu Acha, coordinadora de los proyectos ambientales que lleva a cabo la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en Indonesia.[/quote]

Una masa forestal densa, húmeda e impenetrable que está cercada por los cultivos de palma aceitera, un árbol procedente de África que consume grandes cantidades de agua, que no permite que ninguna otra planta crezca alrededor y al que los animales salvajes no se acercan.

«Moralmente erróneo»

El indonesio Irwandi Yusuf, quien firmó cuando era gobernador de la provincia de Aceh la concesión de 1.600 hectáreas a la empresa Kallista Alam para el cultivo de palma aceitera, ha reconocido que el contrato fue «moralmente erróneo», aunque lo reivindicó como una forma de llamar la atención mundial sobre los bosques de Sumatra.

[quote]»La comunidad internacional cree que nuestros bosques son un inodoro gratis para su dióxido de carbono», dijo Yusuf a la prensa esta semana.[/quote]

El exgobernador de esta región autónoma comparte con el Gobierno central de Yakarta la opinión de que la protección de la selva y de los animales que en ella habitan debe ser compensada con ayudas económicas.

Entre 1985 y 2007 un 49,3 por ciento de los bosques de Sumatra desapareció como resultado de la explotación agrícola, la mayor parte en zonas de escasa altitud y habitadas por orangutanes, según los datos de la Unesco.

Ecologistas aseguran que las explotaciones de aceite de palma se han convertido en las últimas décadas en el peor enemigo de los orangutanes, unos simios en peligro crítico de extinción y de por sí extremadamente vulnerables debido a su lenta reproducción y la necesidad de un hábitat amplio.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.