La organización ambientalista Greenpeace publicó un vídeo en el cual se puede observar como cientos -o miles- de hectáreas de bosque tropical han sido arrasados para sembrar palma aceitera.

Un proveedor de aceite de palma para Mars, Nestlé, PepsiCo y Unilever está destruyendo las selvas tropicales en la provincia de Papua, Indonesia, de acuerdo a la investigación publicada en el portal de Greenpeace International. El análisis satelital sugiere que cerca de 4.000 hectáreas de selva tropical fueron taladas en la concesión PT Megakarya Jaya Raya entre mayo de 2015 y abril de 2017, un área de casi la mitad del tamaño de París.

Deforestación masiva

Greenpeace encaró directamente a las marcas que consumen masivas cantidades de este aceite para saber cuál era su posición y compromiso con el ambiente. “Hace solo unas semanas le pedimos a las principales marcas de consumo como Pepsi y Nestlé que confirmaran que estaban cumpliendo sus compromisos de dejar de comprar aceite de palma de empresas que destruyen los bosques, pero este video revela cuán lejos están realmente de ello“, dijo Diana Ruiz, activista de Greenpeace EE.UU. “Las marcas deben asegurarse de que sus cadenas de suministro estén libres de deforestación y la única forma de hacerlo es monitorear y hacer cumplir de manera proactiva sus estándares de no deforestación”, añadió.

Aunque la empresa PT Megakarya Jaya Raya en sí no está produciendo aceite de palma directamente, sus dos principales subsidiarias, HSA Group y PACOIL sí lo hacen; estas últimas son las que proveen directamente el aceite de palma a Mars, Nestlé, PepsiCo y Unilever, de acuerdo a información de la cadena de suministro publicada por las marcas a principios de este año.

Cada una de estas empresas de consumo ha publicado una política de “no deforestación, sin turba, sin explotación” que debería prohibir el abastecimiento de los destructores de la selva, declaración que entra en conflicto con la realidad, según los ambientalistas.

Mentiras y verdades

“Las marcas han estado hablando durante más de una década de que su aceite de palma es ‘limpio’. Empresas como Unilever y Nestlé dicen ser líderes de la industria. Entonces, ¿por qué siguen comprando a destructores forestales como el grupo HSA? ¿Qué se supone que piensen sus clientes? ¿Será necesario obligarlos a que actúen?», agregó Richard George, activista forestal de Greenpeace Reino Unido.

PT Megakarya Jaya Raya y sus subsidiarias no son parte de la Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible (RSPO), una organización sin ánimo de lucro que pretende unir a todos los sectores de la industria del aceite de palma y grupos interesados: productores, distribuidores, fabricantes y ONGs sociales y medioambientales.

Fuente: http://www.lr21.com.uy, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.