El pangolín es el único mamífero cubierto de escamas que se blinda como una pelota cuando se siente amenazado por sus depredadores, lamentablemente en muchos países asiáticos su carne se considera un manjar y sus escamas son utilizadas por sus supuestas «propiedades medicinales mágicas».

Además, es el mamífero que más se comercializa de forma ilegal en el mundo: cerca de 100.000 pangolines al año son capturados y enviados a China y Vietnam.

 photo traficodepangolines3.jpg

A punto de extinguirse

Ya no quedan ejemplares en el sudeste asiático, y ahora se están reduciendo drásticamente las poblaciones de este mamífero en África. Todas las ocho especies de pangolines están al borde de la extinción.

Nguyen Van Thai, director de la organización sin fines de lucro Save Vietnam’s Wildlife, aseguró la BBC que los ejemplares de esta especie se venden frescos o congelados, si están vivos, valen más.

«Los pangolines eran muy comunes durante mi infancia pero desaparecieron de los bosques vietnamitas, se los llevan en bote o en camión hacia países como Indonesia o Malasia», asegura el joven ecologista.

 photo traficodepangolines2.jpg

Manjar de hombres adinerados

Los llevan de a toneladas, vivos o muertos, frescos o congelados, destripados y sin la piel. Los vivos son los más valiosos. Antes de venderlos los traficantes suelen rellenar sus estómagos con piedras o almidón para aumentar su peso.

El problema, explica Nguyen, no es la gente pobre y sin educación de Vietnam, sino la elite adinerada (las autoridades gubernamentales y los ricos hombres de negocios), que piden pangolín para demostrar su estatus o para celebrar un acuerdo.

«90 millones de vietnamitas no pueden ver más pangolines en su propio país porque unos pocos funcionarios o comerciantes ricos se los quieren comer, es repugnante». concluyó el activista.

Fuente: BBC Mundo, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.