La plenaria del Concejo de Bogotá debatió el pasado domingo un proyecto de acuerdo propuesto con el fin de regular las condiciones para la comercialización de animales domésticos en plazas de mercado y otros establecimientos de comercio en Bogotá. Al final de la sesión, la corporación aprobó el proyecto que tiene como efecto más grande la prohibición a la comercialización de animales vivos en las plazas de mercado, así como la restricción al comercio de aves ornamentales en toda la ciudad, según informa El Espectador.

Otros efectos del proyecto aprobado son el desincentivo a la comercialización y reproducción de animales de compañía que son susceptibles a padecer diferentes enfermedades. También le ordena al Distrito formular alternativas económicas para los comerciantes de animales, por lo que el Instituto para la Economía Social (IPES) tendrá que formular una reconversión económica para los comerciantes de 71 locales en los que se ha detectado el comercio de animales vivos. El proyecto, empezará a aplicarse seis meses después de que la alcaldesa Claudia López firme el acuerdo.

Defensa de los derechos animales

Para la Unidad de Protección Animal de Bogotá, esta norma “propende por el cumplimiento de las libertades de los animales, propósitos que se vienen desarrollando para que no sufran de dolor, hambre o sed, no tengan miedo ni angustia, puedan expresar su comportamiento normal, y no tengan ninguna incomodidad”. La entidad también señaló que, desde una perspectiva de salud pública veterinaria, impulsará la “promoción de la salud, prevención de las enfermedades, vigilancia epidemiológica y la prevención de las zoonosis”.

Según la concejal y autora del proyecto de acuerdo Andrea Padilla, prohibir la actividad en toda la ciudad no es competencia del Concejo; sin embargo, las nuevas condiciones serán muy importantes: “Lamentablemente el Concejo de Bogotá no puede prohibir esta actividad, lamentablemente esta actividad solo puede ser prohibida por el Congreso. Así que le hemos ordenado a la administración distrital definir los estándares de bienestar muy elevados en los que los animales pueden ser comercializados”. Dijo la animalista, quien destacó que la Alcaldía deberá establecer las condiciones locativas, de salud y de entrega de los animales en los próximos 4 meses, una vez entren en vigencia las restricciones.

En resumen la medida tiene como base fundamental los siguientes 4 puntos:

  • Se prohíbe la comercialización de animales vivos en las plazas de mercado de Bogotá. Esto incluye mascotas y animales de consumo tales como peces, aves ornamentales, patos, gallinas, pavos reales, perros, gatos, hámsteres, curíes, conejos, cerdos, cabras entre otros.

  • Ordena a los comercios de mascotas en la ciudad a adoptar condiciones de cuidado y salubridad especiales para su actividad. 


  • Desincentiva a los criaderos de mascotas, acusados de cruces desmedidos y sin control de animales para la venta, que termina con mascotas con enfermedades genéticas y hereditarias. 


  • Se prohíbe totalmente la venta de aves ‘ornamentales’ (periquitos, canarios, loros, etc.) en todo Bogotá.

Aplicación de la norma

”La venta de animales en plazas de mercado es un fenómeno que, no solo viola los principios más elementales de bienestar animal por las condiciones inhumanas en las que son mantenidos animales de distintas especies, sino que pone en riesgo la salud de las personas por el fenómeno de contaminación cruzada. Además, es bien sabido que se cometía el delito de comercio de animales silvestres”, explico Padilla.

Uno de los puntos más confusos es la prohibición a la venta de aves ornamentales en toda la capital. Para cumplir este punto, la Secretaría de Ambiente deberá elevar durante el próximo mes una consulta ante el Ministerio de Ambiente para que este defina cuáles aves entran en esta categoría. Una vez recibido el concepto la administración tendrá 12 meses para implementar la prohibición

Sobre las obligaciones del proyecto, Padilla afirmó que ahora las alcaldías locales y el Instituto de Protección Animal tendrán entre sus tareas controlar el comercio en las inmediaciones de las plazas de mercado. “Es probable que esta actividad ilegal se exacerbe con la prohibición”, agregó la concejal.

”Gracias a este proyecto ahora serán exigentes las condiciones en las que los animales podrán ser comercializados, pero esperamos que este negocio se desincentive y los comerciantes transiten hacia otras actividades económicas que sean seguras para ellos y no impliquen sufrimiento animal”, manifestó la cabildante que lideró la iniciativa.

Fuente: https://www.elespectador.com, https://www.bluradio.com/, https://bogota.gov.co/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.