Por unanimidad y en tan solo diez minutos, los representantes a la Cámara le dieron su sí al proyecto de ley que busca prohibir la experimentación en animales para la producción y comercialización de productos de belleza y aseo personal.

“Estamos muy felices por la aprobación en segundo debate del proyecto de ley que busca prohibir la experimentación en animales con fines cosméticos, la verdad para nosotros es un enorme gusto que haya pasado unánimemente por segunda vez”, comentó Juan Carlos Losada, del Partido Liberal y autor de la iniciativa, refiriéndose a la misma acogida que tuvo la propuesta en la Comisión Quinta a finales de 2018.

Cambios positivos a favor de los animales

Así las cosas, para ser una realidad, el proyecto de ley hará su tránsito al Senado para surtir los últimos dos debates. “La lucha por los derechos de los animales avanza en el Congreso con una medida muy importante que realmente ayudará a la dignidad de los animales en nuestro país”, sostuvo el representante liberal.

A la celebración también se le unió Animal Defenders International (ADI), organización internacional que también participó en la redacción del proyecto. “La Cámara entendió los argumentos para lograr la prohibición del testeo de cosméticos con animales. Esto demuestra que la presión nacional e internacional, además de las pruebas que ADI presentó gracias a sus investigaciones, pueden hacer cambios positivos en la legislación a favor de los animales”, comentó Eduardo Peña, coordinador de campañas de la organización.

La iniciativa pretende frenar la producción y comercialización de los productos cosméticos que son probados en animales tanto de industrias nacionales e internacionales. Con este proyecto también se quiere promover la investigación científica para usar otros métodos de testeo.

Defensa de la vida

Además, la legislación en este asunto obligará a las empresas a imprimir en sus etiquetas el sello cruelty free (no probado en los animales) para todos sus productos cosméticos. Con esto, los consumidores podrán identificar qué organizaciones no están testeando en seres vivos.

Quienes incumplan la normativa serán sancionados por la Superintendencia de Industria y Comercio con multas desde $110.000.000 hasta $41.000 millones. Asimismo, la vigencia de la misma entraría a regir cuatro años después de la promulgación de la ley para que las industrias se adecúen administrativa, técnica y operativamente a la nueva modalidad de producción de artículos cosméticos.

“Colombia debe ser líder mundial en la prohibición de prácticas que atenten contra la vida de los animales solo con el fin de lucrar a unas pocas multinacionales. Debemos defender la vida en su magnitud, cuidando la fauna y generando incentivos para que estos actos extremos no se presenten en nuestro país. Debemos sancionar estas prácticas inhumanas que solo generan un impacto negativo en nuestra fauna”, sostuvo Ángel María Gaitán del Partido Liberal.

Fuente: https://www.elespectador.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.