El gobierno colombiano, en su propósito de avanzar por una senda de desarrollo bajo en carbono y resiliente al clima, estableció metas que son la hoja de ruta para avanzar hacia una economía baja en carbono y resiliente a los efectos del cambio climático que además vayan acorde a los compromisos establecidos en el Acuerdo de Paris, y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

A partir de esos lineamientos se fueron construyendo instrumentos que hoy le sirven al país para avanzar en esa senda de desarrollo sostenible, algunos de los logros destacados son: el establecimiento de la Política Nacional de Cambio Climático (PNCC), la conformación del Sistema Nacional de Cambio Climático (SISCLIMA), la formulación de Planes Integrales de Gestión del Cambio Climático Territoriales y Sectoriales, e instrumentos económicos como el impuesto al carbono y su mecanismos de carbono neutralidad, entre otros.

Hoy el país cuenta con la Política Nacional de Cambio Climático-PNCC, una herramienta de política pública robusta creada para la gestión del mismo que propone un enfoque sectorial y territorial cuyo objetivo es incorporar la gestión de este en las decisiones públicas y privadas para avanzar en una senda de desarrollo resiliente al clima y baja en carbono, que permita reducir los riesgos del cambio climático y permita aprovechar las oportunidades que este genera.

“Este marco de política articula estrategias en las que el país ya venía trabajando con antelación, tales como el Plan Nacional de Adaptación, la Estrategia Nacional de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques (hoy incluida en la Estrategia Integral de Control a la Deforestación y Gestión de Bosques en Colombia), y la Estrategia Colombiana de Desarrollo Bajo en Carbono, entre otras estrategias que nos permitirán avanzar hacia una economía baja en carbono y resiliente al clima” según Mariana Rojas Laserna, directora de Cambio climático y Gestión del Riesgo (DCCGR) del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Para implementar esta Política, en el país se ha fortalecido desde 2011 un arreglo interinstitucional denominado Sistema Nacional de Cambio Climático (SISCLIMA) de donde nace además la Comisión Intersectorial de Cambio Climático-CICC- y “que además convoca a distintos actores territoriales a través de los Nodos Regionales de Cambio Climático que son instancias locales y regionales que permiten la articulación de diferentes actores públicos, privados y de la sociedad civil en materia de cambio climático“ aseguró Maritza Florian Buitrago, coordinadora de adaptación de la DCCGR.

Además en el marco del SISCLIMA, el país viene dando sus primeros pasos en la implementación de la Contribución Nacionalmente Determinada (NDC, por sus siglas en inglés), que es el compromiso que hemos asumido en el marco del Acuerdo de París y comprende una serie de metas en mitigación de gases efecto invernadero, adaptación al cambio climático y medios de implementación.

A la CICC, asisten varios ministerios “que en aras de contribuir con esas reducciones de gases efecto invernadero, han definido 43 medidas y líneas de acción como parte de su compromiso para contribuir a la meta nacional de reducción del 20% de las emisiones de gases efecto invernadero proyectadas al 2030” destacó Rojas Laserna.

Adicionalmente y dado que el cambio en el uso del suelo y la deforestación son una de las mayores fuentes de emisión de gases efecto invernadero para el país, en el marco de la CICC también los ministerios vienen definiendo acciones sobre cómo cada sector económico contribuirá a la reducción de la deforestación.

Aquí vale la pena destacar que hoy el país ya cuenta con un Estrategia Integral de Control a la Deforestación y Gestión de los Bosques- Bosques, Territorios de vida- que busca promover el uso sostenible como factor de desarrollo nacional y escenario de la consolidación de la paz en la lucha contra la deforestación, así mismo esta servirá de base para la definición del plan de acción que recientemente ordenó la Corte para proteger a la Amazonía colombiana. De esta estrategia también hacen parte los programas de Visión Amazonía y la Gran Alianza Contra la Deforestación del actual gobierno.

Frente al tema de instrumentos económicos, la reforma tributaria del 2016 incluyó el impuesto al carbono con el que se busca reducir las emisiones asociadas al uso de los combustibles fósiles e incentivar mejores prácticas y mejoras tecnológicas para contribuir a los compromisos que el país asumió en el marco del Acuerdo de París.

Según la directora de la DCCGR “en este aspecto Colombia es el tercer país en Latinoamérica que incorpora un instrumento de estos. Aquí es importante destacar que con el objetivo de certificarse como carbono neutro, se estableció el Decreto 926 de 2017 con el procedimiento para la no causación de este impuesto. La implementación del impuesto y este mecanismo permitirá obtener resultados de mitigación de gases de efecto invernadero en el corto plazo”.

El trabajo en los territorios también se ha venido realizando a través de la gestión de los 9 Nodos Regionales de cambio climático en donde se han hecho esfuerzos “para fortalecer las capacidades para la gestión de cambio climático y así mejorar la articulación y el conocimiento con el fin de implementar la Política Nacional de Cambio Climático a través de la puesta en marcha de los planes de acción de cada nodo regional, así como de los Planes Territoriales de Cambio Climático” aseguró Florian Buitrago.

Por otro lado, dado que el cambio climático presenta múltiples retos para los territorios, el Gobierno ha venido trabajando en fortalecer instrumentos de planificación para la gestión del mismo en el ámbito regional y local, así como lo explica Maritza Florian Buitrago: “actualmente se cuenta con 28 Planes Territoriales de Cambio Climático formulados y en proceso de implementación. Estos planes cuentan con portafolios de medidas de mitigación de gases efecto invernadero y adaptación al cambio climático con las cuales se busca avanzar en la implementación de acciones en el marco de las líneas estratégicas de la PNCC”.

Adicionalmente, el Ministerio junto a el IDEAM promueven el uso del conocimiento a través de las Comunicaciones Nacionales, que aportan información a nivel territorial sobre escenarios de cambio climático, riesgo climático e inventarios de gases efecto invernadero “Con esta información, desde el Ministerio se viene promoviendo la inclusión de consideraciones de cambio climático en Planes de Desarrollo locales y en instrumentos de ordenamiento territorial y ambiental” aseguró Giovanny Andrés Pabón Restrepo, coordinador de mitigación de la DCCGR.

«Toda la gestión realizada en torno a la mitigación y adaptación al cambio climático representa una oportunidad para planearse a largo plazo ya que no solo se trata de mejorar los temas de cambio climático, sino que el Acuerdo de París influye en muchas de las instancias de la sociedad y la economía nacional, por sus estrechos vínculos con la agenda 2030 de desarrollo sostenible, en aspectos como la reducción de la pobreza, igualdad de género, acceso a servicios básicos, la salud y el bienestar, entre otros” puntualizó Pabón Restrepo.

Para poder evaluar los avances en la gestión del cambio climático, el Gobierno, desde el MADS, IDEAM y DNP, ha avanzado en el diseño y desarrollo del Sistema de Monitoreo, Reporte y Verificación, que permita al país de forma transparente, robusta y confiable monitorear y evaluar los avances en resultados de mitigación de gases efecto invernadero y adaptación al cambio climático, así como la inversión local, nacional e internacional en estos dos aspectos.

Por otro lado, Mariana Rojas Laserna destacó que para avanzar en un marco jurídico que permita fortalecer el marco de acción frente al cambio climático, el Gobierno radicó el proyecto de ley con el mismo nombre, con el objetivo de dar las directrices para la gestión del mismo en el país, el cual se espera aprobar en los próximos meses.

Finalmente, a nivel internacional Colombia seguirá liderando los temas de mitigación y adaptación dentro del grupo de países pertenecientes a la Asociación Independiente de América Latina y el Caribe (AILAC), que comparten intereses y posiciones en materia de cambio climático, de esta forma se continuará trabajando internacionalmente para llegar a acuerdos y obtener los mejores resultados en la COP 24 que se realizará en Polonia al final del 2018 y donde deberá finalizarse la negociación del libro de reglas para la implementación del Acuerdo de París.

Fuente: http://www.minambiente.gov.co/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.