Las abejas solitarias disfrutan de nuevos espacios en Barbosa, Colombia, donde pequeños hoteles construidos por la Autoridad Metropolitana del Valle de Aburrá brindan lugares para descansar y recuperarse después de un ajetreado día de polinización.

Cariñosamente construidas con madera, con techos acrílicos para protegerlas de la lluvia, las estructuras hexagonales están llenas de una variedad de cañas de bambú que permiten que abejas de todas las formas y tamaños se registren para un merecido descanso.

Labor de conservación

“Es como un hotel porque aquí van a tener un momento de tranquilidad en su habitación … antes de partir de nuevo”, dijo a la agencia Reuters, Héctor Iván Valencia, asistente de la unidad de gestión de riesgos de la autoridad local. Durante el día, asistentes como Valencia limpian delicadamente las habitaciones de bambú con herramientas como pinceles.

“Si este fuera un hotel normal, yo sería una de las personas que limpian las habitaciones”, dijo Valencia. Colombia, el segundo país con mayor biodiversidad del mundo, ha registrado 550 variedades de abejas dentro de sus fronteras según el Ministerio de Medio Ambiente, aunque el número real de especies podría llegar a 1.445.

Como en el resto del mundo, las abejas de Colombia, vitales para fertilizar las plantas, están amenazadas por la actividad humana, incluido el uso de pesticidas y fertilizantes, y también por el cambio climático.

Al rescate de las abejas que no producen miel

Los hoteles de abejas se instalaron para proteger especies que se encuentran en los 10 municipios del área metropolitana del Valle de Aburrá, incluyendo Barbosa y la segunda ciudad de Colombia, Medellín. “A nivel mundial (las abejas) están siendo impactadas negativamente y están perdiendo más espacios cada día”, dijo por su parte Juan David Palacio, director de la autoridad ambiental y de transporte del área metropolitana.

Sin embargo, aunque la difícil situación de las abejas melíferas genera más revuelo, las especies de abejas solitarias no tienen a nadie de su lado, agregó Valencia.

“Estas pequeñas abejas son sumamente sensibles a los venenos y, dado que no producen miel, nadie habla por ellas, así que vamos al rescate”, dijo.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.