La venta de elefantes salvajes a zoológicos, parques destinados al entretenimiento o circos podría quedar pronto prohibida, al ser considerada una práctica “cruel” por los defensores de los animales. Así se ha decidido en una votación a favor de limitar el comercio internacional de estos animales en la 18ª reunión de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés).

Esta restricción cambiaría la regulación actual que permite a cuatro naciones del sur de África ( Zimbabue, Namibia, Botsuana y Sudáfrica) vender sus elefantes a zoológicos y parques de vida silvestre en otros continentes.

Fauna silvestre en venta

La propuesta consiguió 46 votos a favor, 18 en contra y 19 abstenciones, logrando la mayoría de los dos tercios requerida. Aunque el respaldo fue amplio, aún debe ser aprobada el 28 de agosto durante la reunión de cierre de la conferencia CITES en Ginebra.

Zimbabue, Namibia, Botsuana y Sudáfrica son los cuatro países que albergan a casi la mitad de los elefantes africanos del mundo y tienen menos restricciones comerciales que las naciones donde los paquidermos se encuentran seriamente amenazados. Zimbabue ha enviado docenas de crías de elefantes a China en los últimos años y dijo en junio que está abierto a vender su vida silvestre a cualquiera que la desee. En total 46 países miembros de la convención respaldaron la propuesta para restringir la venta de elefantes salvajes a los llamados programas de conservación in situ en su hábitat natural, lo que significa que no podrían salir de África para ser vendidos en cautiverio.

“Es realmente histórico que la mayoría de las partes presentes reconozcan que los elefantes africanos no deben ser capturados en la naturaleza, enviados a zoológicos y mantenidos en cautiverio por el resto de sus vidas. Esta decisión va a salvar a un número importante de elefantes arrancados de sus familias en la naturaleza y obligados a pasar sus vidas encerrados en zoológicos en condiciones mediocres”, celebró Iris Ho, del grupo de protección animal Humane Society International (HSI).

35.000 elefantes desaparecen cada año

Botsuana y Zimbabue argumentan la venta de paquidermos asegurando que tienen demasiados elefantes y quieren que Cites cambie algunas de sus reglas, como una moratoria a las ventas de marfil que se discutirá en la convención en el transcurso de esta semana. Estos dos países albergan a las dos mayores poblaciones de elefantes del mundo, con más de 200.000 en total en las dos naciones.

Este codiciado oro blanco, con el que traficantes y mafias organizadas obtienen beneficios millonarios, es la causa principal de la masacre de los paquidermos en África. En las últimas cuatro décadas, la población total de elefantes ha disminuido casi un 70%. “Hay una crisis de elefantes. Hace unos años, teníamos en África cerca de 1 millón de elefantes, pero cada año perdemos unos 35.000, por lo que en la actualidad solo quedan unos 415.000 elefantes. Esto no es sostenible. Si seguimos así, no quedará ni un elefante africano en los próximos siglos”, explica Kaddu Sebunya, director de la Fundación African Wildlife, para la protección de la Naturaleza en África.

Creada hace más de 40 años, la CITES establece las reglas para el comercio internacional de más de 35,000 especies de vida silvestre y tiene un mecanismo que le permite imponer sanciones a los países que no respetan estas reglas. Esta reunión se produce después de la publicación de un informe de la ONU en mayo que anuncia que un millón de especies estaban en peligro de extinción.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.