El apagado de la central nuclear de Fessenheim, la más antigua de Francia con más de 42 años de actividad, se realizó el pasado fin de semana y vendrá seguido de su desmantelamiento que podría alargarse durante 15 años.

La semana pasada se procedió a bajar progresivamente la potencia del segundo reactor de la instalación -después de que el 22 de febrero fuera desactivado el primero-, y ya se desconectó definitivamente de la red eléctrica, según explicó el comunicado de la operadora Electricidad de Francia (EDF).

Primera de su tipo en ser desmantelada

Instalada a orillas del río Rin, cerca de Alemania y Suiza, la central será desmantelada en un largo proceso que podría alargarse hasta 2040, de acuerdo al calendario previsto, pero teniendo en cuenta que será la primera vez “que una central nuclear de agua a presión se detiene y se desmantela completamente”, señaló un portavoz de la empresa.

Sólo 60 empleados, de los más de mil que llegó a tener la planta en 2017, llevarán a cabo las tareas de retirada de materiales altamente radioactivos, mientras el movimiento ecologista y antinuclear celebró el anuncio definitivo, desde que en 2012 lo prometiera el entonces presidente Francois Hollande.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.