Cerca de 160 lagos subglaciales han sido descubiertos bajo el hielo de la Antártida. Estos lagos han permanecido aislados de la superficie durante considerables períodos de tiempo y cada uno de ellos representa un ecosistema único.

La vida, si es que existe en esos lugares extremos, debe adaptarse a la total oscuridad, a los bajos niveles de nutrientes, a la alta presión del agua y al aislamiento de la atmósfera. Un entorno biológico casi sobrenatural.

Cápsula del tiempo

Ahora, un equipo de científicos e ingenieros británicos se ha propuesto viajar al continente helado para tomar muestras de las aguas vírgenes del lago subglacial Ellsworth, enterrado bajo tres kilómetros de hielo sólido y que ha permanecido oculto y aislado del mundo durante al menos 125.000 años, aunque incluso podrían ser un millón.

Los exploradores, que comenzaron la primera etapa de su compleja y arriesgada misión este mes, tienen la esperanza de descubrir nuevas formas de vida bajo el hielo, conocer más sobre la evolución de la vida en la Tierra y encontrar pistas sobre el pasado del clima. Los científicos creen que su investigación es una de las más ambiciosas de nuestro tiempo y que puede compararse con la que hacen los astrónomos en otros planetas.

Momento decisivo

Como el resto de depósitos, el lago Ellsworth ha permanecido sin congelarse debido al calor geotérmico que le llega desde el centro de la Tierra. Para alcanzar el lago, los científicos utilizarán un taladro de agua caliente -una herramienta de cinco metros- que derretirá el hielo de 3 kilómetros de espesor, todo un desafío de la ingeniería que se llevará a cabo en octubre de 2012.

Entonces, se bajará una sonda de titanio hecha a medida y se obtendrán, por primera vez, 24 muestras del agua y de los sedimentos blandos del fondo. Será el momento de comprobar si hay rastros de vida.

“Encontrar vida en un lago que ha podido estar aislado del resto de la biosfera durante tanto tiempo pueden decirnos mucho sobre el origen de la vida en la Tierra”, ha explicado David Pearce, de la Universidad de Edimgburgo, coordinador científico e investigador de la parte biológica de la misión. Durante años, los científicos han especulado con que nuevas formas de vida microbiana podrían haber evolucionado en ese entorno frío, oscuro y solitario.

Fuente: ABC, Agencias

1 COMENTARIO

  1. Seria interesante conocer el impacto de esta mision, que supone alterar un ecosistema que, como han explicado, se ha mantenido inalterado desde hace tanto tiempo.Entrada de oxigeno, luz, cambio de temperatura apertura de vias de penetracion de otras especies.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.