Ser alta es la ventaja competitiva de la jirafa, ya que le permite elegir las hojas de los árboles más altos, por lo que los científicos se sorprendieron al encontrar dos jirafas enanas en diferentes países africanos. “Es fascinante lo que encontraron nuestros investigadores en el campo”, dijo a la agencia Reuters Julian Fennessy, cofundador de la Jiraffe Conservation Foundation, en una videollamada el viernes. “Nos sorprendió mucho”.

La mayoría de las jirafas crecen de 4,5 a 6 metros, pero en 2018, los científicos que trabajaban con la fundación descubrieron una jirafa de 2,6 metros en Namibia. Tres años antes, también habían encontrado una jirafa de 2,8 metros en un parque de vida silvestre de Uganda. Los científicos publicaron sus hallazgos en el British Medical Journal a fines del mes pasado.

Displacia esquelética

En ambos casos, las jirafas tenían los cuellos largos estándar pero las patas cortas y “aplastadas”, según el periódico. La displasia esquelética, el nombre médico de la afección, afecta a los seres humanos y a los animales domésticos, pero el documento dice que es raro verla en animales salvajes.

Las imágenes tomadas por la fundación mostraron a la jirafa de Uganda de pie sobre piernas gruesas y musculosas en la sabana seca del parque nacional de Murchison Falls en el norte de Uganda, mientras un animal más alto con las habituales patas largas como palos caminaba detrás de ella.

“Desafortunadamente, tal vez no haya ningún beneficio en absoluto. Las jirafas han crecido más para alcanzar los árboles más altos”, dijo Fennessy. Añadió que lo más probable es que les resulte físicamente imposible reproducirse con sus homólogos de tamaño normal.

Luchando por conservar la especie

La población del mamífero más alto del mundo ha disminuido en un 40% durante los últimos 30 años a alrededor de 111.000 ejemplares, por lo que los conservacionistas clasifican las cuatro especies como “vulnerables”.

“Se debe principalmente a la pérdida de hábitat, la fragmentación del hábitat, el crecimiento de las poblaciones humanas, más tierra cultivada”, dijo Fennessy. “Combinado con un poco de caza furtiva y cambio climático”.

Pero los esfuerzos de conservación han ayudado a que los números comiencen a recuperarse en la última década, agregó.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.