Aumento considerables de las temperaturas y una fuerte reducción de las precipitaciones prevén hoy científicos para lo que resta del siglo en Chile, a causa del cambio climático. Así lo refleja un estudio de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile, el cual analizó las tendencias de temperaturas y lluvias a todo lo largo del país con varios modelos de simulación para los períodos 2016-2035, 2046-2065 y 2081-2100.

La investigación, publicada por la revista Climate Dynamics, señala en el escenario más optimista un aumento de dos grados centígrados en las temperaturas mínimas y máximas, aunque en el cálculo menos favorable prevén aumentos de cuatro grados en las mínimas y más de seis en las máximas.

Importante reducción de las lluvias

En cuanto a las lluvias las predicciones apuntan a una disminución de 60% entre las regiones de Atacama al norte y Los Ríos en el sur, pero en cambio aumentarían 40% en el altiplano andino y 20% en el territorio más austral.

Manuel Paneque, académico de la Universidad de Chile, líder del estudio, señaló que el país tiene condiciones para atenuar los cambios de temperatura, pero no ocurre los mismo con la disminución de las precipitaciones, que continuarán reduciéndose en las próximas décadas y pondrán en peligro los recursos hídricos.

Según las proyecciones, la zona central de Chile, donde se concentra la mayoría de la población, sería una de las más afectadas, y entre las principales consecuencias de los cambios estaría una menor acumulación de nieve en los Andes, lo que afectaría la disponibilidad de agua dulce.

Aumento de la sequía e incendios forestales

La vegetación podría verse afectada por falta de agua y mayor incidencia de incendios forestales, lo que afectaría drásticamente los ecosistemas con pérdida de biodiversidad, menos capacidad de la agricultura para producir alimentos, incremento en la erosión y mayor desertificación, advirtió el científico.

Para el experto, ‘el desafío del cambio climático implica atender el desafío del desarrollo sostenible’, por lo cual se requieren mecanismos de desarrollo limpio, de reducción de emisiones por la deforestación y degradación de bosques, y uso de energías renovables y biocombustibles, entre otras medidas importante.

También señaló la necesidad de promover programas de educación ambiental, y un cambio en el patrón de consumo de productos y servicios con efectos ambientales negativos por la población.

Fuente: https://www.prensa-latina.cu/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.