La falta de agua potable y servicios de salubridad multiplica la mortalidad maternal e infantil, según el primer estudio que cuantifica la diferencia entre vivir en un país con adecuados sistemas y los más necesitados.

El estudio, realizado por investigadores canadienses y que aparece en la última edición de la revista “Environmental Health”, divide 193 países en cuatro grupos.

Diferencias significativas

Los datos del estudio señalan que los países situados en el grupo menos seguro en términos de agua potable tienen 4,7 más muertes por cada 1.000 niños que el grupo de los países con mejores sistemas de tratamiento de agua. Igualmente, la diferencia en términos de servicios de salubridad son significativas.

Los países situados en el grupo más bajo tienen 6,6 más muertes por cada 1.000 niños cuando se comparan con los países en el primer grupo.

Y en términos de mortalidad maternal, aquellos fallecimientos que se producen en el periodo de un año tras el nacimiento de un bebé, las probabilidades de mortalidad son un 42% superiores en los países con peor calidad de agua potable señala el estudio.

Millones de personas sin acceso al agua potable

Según los datos de la ONU, más de 800 millones de personas no tienen acceso a agua potable y unos 2.700 millones de personas están sin acceso a servicios de salubridad en el mundo.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que casi un 10% de la carga mundial de enfermedades podría ser prevenida con la mejora del acceso a agua potable y servicios de salubridad de la población mundial. Cuando se examina los servicios de salubridad, las probabilidades de mortalidad aumentan un 48% en aquellos países con peores sistemas.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.