Un estudio llevado a cabo en más de un centenar de muestras por la Asociación de Protección Medioambiental de Shanghai mostró que uno de cada tres vehículos nuevos en la ciudad tiene niveles peligrosos de sustancias químicas cancerígenas, sobre todo en su decoración interior.

Según informó el diario local “Shanghai Daily”, 98 de 142 vehículos analizados como muestra para el estudio contenían al menos niveles tóxicos de uno de los cinco contaminantes contemplados: benceno, metilbenceno, dimetilbenceno, formaldehído y otros de los llamados compuestos orgánicos volátiles.

Riesgo para la salud humana

Estos compuestos, sustancias químicas orgánicas que contienen carbono, estaban presentes en cantidades por encima de los estándares de seguridad chinos de calidad del aire hasta en 90 de los 142 coches de la muestra, mientras 34 tenían también niveles peligrosos de formaldehído y 13 de dimetilbenceno.

La exposición humana a largo plazo a cualquiera de estas sustancias puede producir desde irritaciones y problemas de la piel hasta daños al sistema nervioso y órganos vitales, o provocar cáncer.

Su volatilidad aumenta con las altas temperaturas que se dan en Shanghái durante prácticamente la mitad del año, por lo que los expertos locales recomiendan que, durante el primer año desde la compra de un carro nuevo, se mantenga muy bien ventilado, sobre todo durante los meses de calor.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.