Autoridades chinas continúan los esfuerzos por reducir la contaminación con cadmio en el curso inferior del río Longjiang, de la región autónoma zhuang de Guangxi, que amenaza la seguridad del agua potable en la zona.

Cantidades controladas de una solución de cloruro de aluminio se vierten en cinco puntos de la reserva desde hace varios días para neutralizar a ese metal pesado altamente tóxico para los organismos vivos que desde el pasado 15 de enero afectan la calidad de sus aguas.

Preocupante contaminación

La seguridad del agua potable en el curso inferior se encuentra amenazada, por lo que se toman todas las medidas posibles a fin de optimizar las estrategias encaminadas a reducir el nivel de concentración de cadmio, dijo He Xinxing, alcalde de la ciudad de Hechi, citado por medios de prensa.

El 15 de enero se detectaron niveles de cadmio por encima de los permisibles en el río Longjiang, a su paso por la localidad de Yizhou, en Hechi. La contaminación, atribuida a un vertido de aguas residuales de la Compañía Minera Jinhe de Guangxi, causó la muerte a numerosos peces.

Ante esa situación, las autoridades aplicaron mecanismos para asegurar el suministro de agua potable y garantizar que los precios del agua embotellada permanezcan estables. Las operaciones de las siete plantas dedicadas a la producción de metales pesados localizadas en el curso superior del río fueron suspendidas para evitar eventuales nuevos casos de polución, según se informó.

Fuente: Prensa Latina. Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.