Pekín, una de las capitales más contaminadas del mundo, publicará a partir de este año información completa de sus partículas nocivas en la atmósfera, después que sus habitantes se hayan quejado repetidamente del mal estado ambiental de la ciudad.

Según anunció el Buró de Protección Medioambiental de Pekín, desde el Año Nuevo Chino (23 de enero) se publicarán puntualmente las concentraciones de partículas en el aire, incluidas las más pequeñas (de menos 0,0025 milímetros), unos datos que hasta ahora sólo eran manejados por los científicos.

Atrapados en la niebla

Los datos, que durante meses han exigido conocer los ciudadanos, se publicarán cada hora a través de la web oficial del buró medioambiental, y también habrá mediciones continuas de dióxido de azufre (causante de la lluvia ácida), dióxido de nitrógeno y partículas inhalables, destacó su director Zhao Yue.

Hasta ahora los índices de contaminación que se publicaban en los medios oficiales sólo medían las partículas mayores de 0,0025 milímetros y evitaban estudiar las más pequeñas y perjudiciales para la salud, lo que según el gobierno de Pekín se debía a limitaciones tecnológicas y escasez de estaciones de medición.

Esto ha llevado a extrañas situaciones, como que la televisión de la ciudad calificara como “días azules” jornadas en las que Pekín se veía rodeada de “smog”, o que la Embajada de EEUU en la capital tuviera su propio sistema de medición de contaminantes y éste tuviera más credibilidad que el municipal.

Culpa del carbón

China, segunda economía mundial, descuidó durante décadas el medio ambiente en aras de un rápido desarrollo industrial, lo que ha producido una grave degradación de su atmósfera, o de sus ríos y lagos. Uno de los principales factores causantes del problema es la alta dependencia china del carbón, una de las fuentes de energía más contaminantes, y que supone más del 60 por ciento de la energía consumida en la nación.

Los gobiernos locales del país, a veces presionados por protestas de ciudadanos por la degradación de sus urbes (el pasado año hubo notables manifestaciones en este sentido en la ciudad nororiental de Dalian), muestran una progresiva atención sobre el tema aunque por ahora los progresos son escasos o van muy lentos.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.