Un ciprés de más de cuatro milenios empezó a mostrar señales de crecimiento luego de ser trasplantado, según una normativa de la provincia china de Shaanxi que establece la protección de los árboles con edades centenarias.

Sin embargo, a esta planta, de forma piramidal y perteneciente al grupo de las gimnospermas (semillas desnudas), como todas las mayores de mil años, se le otorga la categoría de árboles antiguos y reciben el más alto nivel de cuidado.

Trabajo complejo

El ejemplar fue trasladado por la construcción de un proyecto de canalización de aguas, dijo Wang Chunmei, jefe del departamento de propaganda del distrito de Huangling, citado por la prensa.

Ahora nuevas ramas han surgido en el tronco, después de nueve meses de conservación y mantenimiento. De acuerdo con el funcionario, el proceso preliminar de trasplante comenzó en noviembre de 2009 y unos nueve meses después se procedió al traslado.

Las nuevas raíces capilares, vitales para el sistema raigal y que determinan la cantidad de agua y minerales posibles de absorber por una planta, estaban en ese momento perfectamente formadas, según precisaron expertos referidos por Wang.

Símbolo de la eternidad

Luego, el 28 de marzo de 2010, con la ayuda de gigantescas grúas, camiones, y las raíces protegidas por una envoltura de tierra, el antiguo árbol, de 450 toneladas de peso, fue llevado a su nueva ubicación, a 2,5 kilómetros de su lugar de origen, proceso que duró cerca de cuatro horas.

Los árboles antiguos se consideran en China un símbolo de la eternidad y testigos de la historia de este país. La población los venera ya que en la creencia popular se afirma poseen alma. En el gigante asiático es frecuente observar este tipo de acciones, algunas por conservación y otras para reforestación.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.