En 2025 Chile podría cerrar las termoeléctricas que funcionan con carbón, uno de los combustibles más contaminantes, de prosperar en el Congreso Nacional un proyecto de ley en esa dirección. Esta semana, la Cámara de Diputados aprobó una iniciativa que prohíbe la instalación y operación de nuevas termoeléctricas a carbón en el país y establece detener para 2025 las existentes.

El proyecto, que pasará a debate en el Senado, salió adelante con 93 votos favorables, de la oposición, y cinco en contra y 47 abstenciones, casi al completo de los legisladores oficialistas. La votación fue recibida con júbilo por defensores del ambiente, y en ese sentido la coalición Chao Carbón consideró que ese proyecto de ley hace justicia a las denominadas zonas de sacrificio, localidades del país que durante décadas han estado expuestas a altísimos niveles de contaminación.

No se puede dejar en manos de empresas contaminantes

El gobierno se plantea un proceso de descarbonización de la matriz energética a más largo plazo, pero los ambientalistas critican además que ese plan no puede basarse en un acuerdo con las empresas generadoras de electricidad que deje a su buena voluntad el cierre de las termoeléctricas.

Asimismo reclaman que el programa de eliminación del carbón vaya acompañado de una legislación con lineamientos y fechas bien definidos que brinden seguridad a la población y dejen claras las medidas que deben aplicar las empresas implicadas. La legislación señala que esas termoeléctricas son fuertes generadoras de gases de efecto invernadero, pero sobre todo producen serios daños a la salud de las personas y una alta contaminación de los suelos, el aire y las aguas de los lugares donde se encuentran instaladas.

Ante el próximo debate de la iniciativa en el Senado, grupos defensores del ambiente pidieron a los legisladores una rápida tramitación como aporte a la transición energética del país y al cumplimiento de los compromisos del Estado chileno con el Acuerdo de Paris.

Exigen el establecimiento de fechas de cierre

También expresaron la importancia de establecer fechas de cierre de 14 plantas que aun no cuentan con un calendario definido, para hacer justicia con la población de las zonas de sacrificio que lleva décadas esperando por una vida mejor.

Chile cuenta con unas 20 termoeléctricas a carbón con una potencia instalada de cinco mil 529 MW, ubicadas en las ciudades de Coronel, Curicó, Huasco, Hualpén, Iquique, Mejillones, Puchuncaví y Tocopilla, todas con gravísimos problemas de contaminación.

Fuente: https://www.prensa-latina.cu/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.