Masticar chicle también puede ser un buen gesto para el medio ambiente si la goma de mascar es biodegradable, extraída con criterios sostenibles de las selvas tropicales de México y América Central y no se adhiere a las superficies. Esta es la propuesta que presenta el Consorcio Chiclero, un conjunto de 56 cooperativas, que elabora «chicle ecológico».

Actualmente, «la mayor parte de la goma de mascar que se elabora es un producto industrial que utiliza polímeros a base de petróleo como sustituto del chicle natural. Esta es la razón por la cual estas gomas de mascar se han convertido en una amenaza ambiental y sanitaria», explican los creadores de la idea.

A base de chicozapote

El producto llamado Chicza se elabora con el látex obtenido de la planta chicozapote y que luego convierten en goma base, se endulza con productos orgánicos como jarabes de agave; se le añaden sabores naturales, se compacta y se moldea en forma de tiras de chiclets.

La planta del chicle es única debido a su mezcla de polisoprenos, que da una sustancia no tóxica, hidrofílica, no vulcanizable. El chicozapote sólo se encuentra en la zona del Gran Peten, conformado por las selvas tropicales del sureste mexicano, junto con las de Guatemala, Belice, Honduras y Nicaragua.

100% Biodegradable

Además se descompone fácilmente al combinarse la biodegradación enzimática y la bacterial, con el tiempo este chicle se hace polvo y regresa a la tierra, igual que la madera podrida, las hojas caídas y muchos otros elementos que enriquecen los suelos.

Fuente: EFE, Agencias

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.