El Parlamento de Cataluña, en España, acordó ayer prohibir las corridas de toros por 68 votos contra 55 y nueve abstenciones. En lo que se considerada una votación histórica, los parlamentarios resolvieron abolir la lidia en esa comunidad autónoma.

La norma entrará en vigor el 1º de enero de 2012. Hasta entonces la plaza de La Monumental de Barcelona, una de las más antiguas en España, podrá todavía programar corridas. La iniciativa popular llegó a manos de los diputados catalanes después de que la organización Prou! (basta, en catalán) presentara a finales del año pasado más de 180.000 firmas en contra de los eventos taurinos.

Los 135 parlamentarios que componen el poder legislativo de Cataluña decidieron terminar con la tradición taurina catalana, que se remonta al siglo XV. Cataluña es la segunda comunidad autónoma en prohibir las corridas. En Islas Canarias en 1991 se aprobó una ley a favor de «la protección de los animales domésticos».

En la polémica sobre las corridas de toros han participado desde organizaciones de defensa de derechos de los animales hasta artistas, grupos de aficionados a la tauromaquia y catalanistas y españolistas.

Se calienta el debate

A pesar de ser un «día de alegría», todavía «queda mucho trabajo por hacer» para salvar a los animales de su sufrimiento, dice una vocera de Prou!. «La abolición de las corridas de toros acaba de empezar», ha afirmado. Es por ello que seguirán trabajando: «Mientras no actuemos hay animales que sufren innecesariamente».

Según informa BBC Mundo la votación podría ser la primera de muchas en España. Catalogada por los que se oponen como una práctica cruel e inaceptable, los protaurinos, por su parte, han anunciado que llevarán la prohibición al Tribunal Constitucional.

Entre tanto, el opositor Partido Popular (PP) intentará modificar leyes estatales para evitar la prohibición en el país, según informó el diario El País. Varias organizaciones han acusado a los grupos nacionalistas catalanes de votar por la abolición por motivos identitarios, argumentando que los correbous, el festejo taurino catalán, no se prohibe.

El portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Jaime Mayor Oreja, dijo a la prensa que la prohibición de los toros en Cataluña es «la expresión de la ofensiva nacionalista» y de la «profunda crisis nacional que vive España». Incluso los conservadores llegaron a catalogar la decisión como «una provocación».

Prou! responde a los ataques

Sin embargo, la plataforma Prou! insiste que su propuesta tiene como único interés proteger al toro. «La iniciativa no tiene nada que ver con el tema identitario. Es una reivindicación por los derechos de los animales», le dijo hace poco a BBC Mundo Eric Gallego, de Prou!.

El toro no suele asociarse con un símbolo emblemático de Cataluña. La tradición es el «correbous» (corre toros) catalán, que consisten -entre otras cosas- en correr detrás de un toro, encender sus cuernos, tirarlo de la cola entre varios participantes o perseguir a una vaca pequeña hasta que termina en el mar.

«Entre el 70% y el 80% de la población catalana rechaza los toros. La iniciativa busca acabar con esta tradición (…) para que evolucionemos como sociedad. No puede ser que en España la Ley de Protección de los Animales tenga una excepción: los toros (artículo 6). Son animales que quedan excluidos de la ley y que pueden sufrir físicamente y psíquicamente», agregó.

Lo que viene

El portavoz de Prou!, Leonardo Anselmi, ha adelantado que respaldarán a aquellos grupos que quieran promover la abolición en otros territorios tanto en España como del resto del mundo, pero ha reconocido que será difícil lograrlo en comunidades como Andalucía y Madrid, donde los toros tienen muchos más seguidores.

Los representantes de Prou! han remarcado que la abolición genera un precedente que deberá ser imitado después de que Cataluña se haya convertido hoy en la segunda comunidad en prohibir las corridas, tras Canarias. «Hoy se acaban con cinco siglos de crueldad; las cuestiones éticas han de ser razones para replantearnos nuestras tradiciones», ha manifestado la representante de Prou! Helena Escoda.

Preguntado por si Prou! trabajará ahora por que se veten otros espectáculos taurinos en Cataluña, como los «correbous» que el Parlament catalán prevé blindar, Anselmi ha señalado que primero centrarán su esfuerzo en que se cumpla la prohibición, que comenzará a aplicarse en 2012, pero que respaldarán las acciones que en este sentido lleven a cabo otras organizaciones.

Mientras tanto los taurinos anuncian un otoño caliente para combatir la abolición «en todos los frentes». La limitada afición taurina existente en Barcelona ha hecho que la prohibición haya tenido más repercusión fuera que en la propia Cataluña, donde sólo los aficionados más recalcitrantes continuaban protestando la decisión del Parlament, foco ayer de atención de los medios de comunicación de medio mundo.

«Se ha perdido una batalla pero la guerra está lejos de acabarse», dice el representante de la plataforma de defensa de la fiesta, Luis Corrales quien adelantó que mantienen el sentimiento de «rebelión» pero que ahora es momento de estudiar cuáles serán los frentes, jurídicos y políticos, para combatir la abolición y advierte que si la Ley de protección de animales se ha modificado una vez, para prohibir las corridas a partir de 2012, puede hacerlo de nuevo.

A pesar de la prohibición en Cataluña, sólo entre Madrid y Andalucía se seguirán celebrando más de 500 corridas al año.

1 COMENTARIO

  1. Se ha perdido una batalla pero la guerra está lejos de acabarse”, dice el representante de la plataforma de defensa de la fiesta, Luis Corrales, lo que no comprende el señor, quizás por falta de educación hacia los demás seres vivos, que no ha perdido una batalla, por el contrario, si llega a entender este hecho verá que están ingresando entre los países civilizados. Ya estamos en el siglo XXI.

Responder a Norberto Ovando Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.