Un nuevo estudio que analiza el impacto de la producción mundial de alimentos en el planeta ha descubierto que la carne es responsable de casi el 60% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Además, la investigación mostró que la producción de carne genera 28 veces más emisiones de gases de efecto invernadero que los alimentos de origen vegetal.

Estos hallazgos, como muchos otros, sugieren además los beneficios ambientales de deshacerse de la carne. El estudio también es el primero en dar cuenta de las emisiones netas de dióxido de carbono (CO2), metano y óxido nitroso de todos los subsectores involucrados en la cadena de producción de alimentos, desde la agricultura hasta la cría de ganado, el riego, el uso de fertilizantes y pesticidas y el transporte de alimentos.

Importante generador de emisiones

Los investigadores obtuvieron datos de más de 200 países, incluida información sobre 171 cultivos y 16 productos animales, para publicar sus hallazgos en Nature Food. Los datos resultantes mostraron que la producción de alimentos representa el 35% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el hombre en alrededor de 17.3 mil millones de toneladas de gases de efecto invernadero (GEI).

La producción de carne por sí sola representa el 57% de esos GEI. De estas emisiones, el 25% proviene únicamente de la carne de vacuno. En comparación, el cultivo de alimentos de origen vegetal genera solo el 29% de GEI del total. El estudio también destacó la diferencia en las emisiones entre la producción de carne y vegetales. Por ejemplo, 1 kg de trigo genera 2,5 kg de gases de efecto invernadero, mientras que un solo kilo de carne de res emite 70 kg de emisiones.

Un modelo poco eficiente

Atul Jain, un científico del clima de la Universidad de Illinois y coautor del artículo, dijo: “Las emisiones están en el extremo superior de lo que esperábamos. Este estudio muestra el ciclo completo del sistema de producción de alimentos, y los legisladores pueden querer usar los resultados para pensar en cómo controlar las emisiones de gases de efecto invernadero».

Los hallazgos también se alinean con estudios previos que han resaltado el impacto ambiental drástico y negativo de los alimentos de origen animal. Otros hallazgos del estudio mostraron que la mayor parte de las tierras de cultivo del mundo se utiliza para alimentar al ganado, en lugar de a los seres humanos, que es otra razón que está aumentando las emisiones de la industria alimentaria.

Xiaoming Xu, autor principal del estudio, dijo: “Para producir más carne es necesario alimentar más a los animales, lo que genera más emisiones. Se necesita más biomasa para alimentar a los animales con el fin de obtener la misma cantidad de calorías. No es muy eficiente».

Un estudio que debe ser tomado en cuenta

Según los investigadores, los hallazgos ayudarán a las comunidades a tomar conciencia de su propia huella de carbono y de lo que pueden cambiar para abordar la crisis climática. El fisiólogo vegetal Lewis Ziska, que no participó en la investigación, dijo que el documento es un «muy buen estudio» y que debería recibir la «debida atención» en la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP 26.

“Una incógnita fundamental en la agricultura mundial es su impacto en las emisiones de gases de efecto invernadero”, dijo. «Si bien se han realizado estimaciones anteriores, este esfuerzo representa un estándar de oro que servirá como referencia esencial en los próximos años».

Fuente: https://www.totallyveganbuzz.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.