Un cocodrilo gigantesco fue atrapado en una población remota de Filipinas. Se cree que es el ejemplar más grande del mundo que se haya capturado vivo.

En el último mes, el réptil había matado a un búfalo de agua, algo que fue visto por los habitantes de la zona y también sospechaban que es el mismo ejemplar que atacó a un pescador que desapareció en julio.

Búsqueda sin cuartel

Decenas de vecinos y empleados de una granja de cocodrilos estuvieron colocando trampas durante más de veinte días para dar caza a este cocodrilo salvaje, según publicó ‘The Sun’. Después de los avistamientos, los cazadores colocaron cuatro trampas, que el cocodrilo destruyó. Entonces usaron trampas más fuertes hechas con cables de acero, con las que finalmente atraparon al animal el domingo.


“Estábamos nerviosos, pero es nuestro deber hacer frente a una amenaza para los habitantes del pueblo. Cuando finalmente se puso delante, yo no lo podía creer”, aseguró uno de los cien cazadores que sacaron al cocodrilo del agua ya que pesa unos 1.075 kilos.

El futuro del animal será un parque ecoturístico en Filipinas… ¿Acaso será ecoturismo amarillista?.

Fuente: AP, BBC Mundo, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.