El Parlamento de Canadá aprobó esta semana una ley que prohíbe mantener ballenas y delfines en cautiverio, un paso que aplauden activistas, políticos y defensores de los derechos de los animales. La organización nacional Animal Justice saludó la decisión de avalar el Proyecto de Ley S-203, el cual describieron como una legislación histórica.

El proyecto de ley elimina de forma gradual el cautiverio de los cetáceos en Canadá, a excepción de los rescates, la rehabilitación, la investigación científica con licencia o el denominado “interés superior” de las ballenas, los delfines y las marsopas. Es también la primera vez que el Parlamento aprueba una iniciativa seria de protección de los animales, señaló Camille Labchuk, abogada y directora ejecutiva del grupo.

El fin de una práctica cruel

Según la jurista, “Canadá ha sido criticado durante mucho tiempo por tener algunas de las peores leyes de protección animal en el mundo occidental”. Entretanto, la líder del Partido Verde, Elizabeth May, catalogó lo acontecido como un muy buen día para los animales en Canadá. Una amplia coalición de las principales organizaciones conservacionistas han respaldado la iniciativa legislativa.

“Las condiciones de vida de los mamíferos marinos cautivos no pueden compararse con sus entornos oceánicos naturales en tamaño ni en calidad. Agradecemos al gobierno federal y a todos los involucrados en la aprobación del Proyecto S-203 la adopción de esta ley que, finalmente, se alinea con los valores de los pueblos canadienses y pone fin a una práctica cruel”, ha manifestado el destacado científico marino Hal Whitehead.

“Los expertos coinciden en que las ballenas y los delfines sufren grandes daños psicológicos y físicos en cautiverio, incluidos el aislamiento, los problemas de salud crónicos, el comportamiento anormal, la alta mortalidad infantil y el aburrimiento extremo”, añaden desde la organización Humane Society International.

Eliminación gradual

Canadá solo alberga dos instalaciones destinadas a cetáceos: el acuario de Vancouver y Marineland, en las cataratas del Niágara. Ahora, ya no podrán criar o importar cetáceos nuevos.

El proyecto de ley federal, que necesita únicamente el consentimiento real para convertirse en ley, eliminará gradualmente la práctica de retener a los cetáceos (ballenas, delfines y marsopas).

Ahora el país se une a naciones y jurisdicciones que han vedado o restringido el cautiverio de ballenas y delfines, incluidos los estados norteamericanos de California y Carolina del Sur, Bolivia, Chile, Costa Rica, Croacia, Grecia, Hungría, India, Eslovenia y Suiza y las urbes de Barcelona y Ciudad de México.

Fuente: Prensa Latina, https://www.abc.es/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.