Más de 100 investigadores hicieron un llamado para que las autoridades canadienses abandonen la minería de las arenas petroleras o bituminosas de la nación por su efecto contra el clima y la naturaleza, reflejó la revista Science.

De acuerdo con los científicos, el petróleo proveniente de esa fuente es tres a cuatro veces más intenso en gases de efecto invernadero que el combustible convencional.

 photo mineriabituminosa1.jpg

Poca superficie recuperada

«Nuevos proyectos no deben comenzar a menos que sean consistentes con un plan para reducir rápidamente la contaminación de carbono, salvaguardar la biodiversidad, proteger la salud humana y respetar los tratados de derecho», escribieron los investigadores en un comunicado publicado en www.OilSandsMoratorium.org.

Los firmantes, que incluyen un Premio Nobel, 12 miembros de la Royal Society de Canadá, y 22 de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, ofrecen un grupo de 10 argumentos a favor de una moratoria.

Un informe enviado en 2014 al gobierno de Alberta, que señala donde están los grandes depósitos de arenas petrolíferas, sugiere que solamente menos del 0,2% de la superficie afectada por la minería de arenas bituminosas se ha recuperado, pese a las garantías de la industria.

 photo mineriabituminosa3.jpg

Poca reducción de gases invernadero

También advierten los estudios que Canadá no podría cumplir con sus compromisos para reducir las emisiones de carbono si esa minería se expande. Las arenas de alquitrán, conocidas también como arenas bituminosas, de petróleo, petrolíferas, aceiteras o petróleo crudo extra pesado, son una combinación de arcilla, arena, agua y bitumen.

De ese material se extrae un bitumen similar al petróleo, que es convertido en un petróleo crudo sintético o refinado directamente por refinerías especializadas. El petróleo convencional es extraído por medio de pozos mientras los depósitos de arenas bituminosas son extraídos usando técnicas de seccionamiento de minería superficial, o se les hace fluir hacia pozos por medio de técnicas in situ que reducen la viscosidad del bitumen con vapor y solventes.

Las operaciones con arenas bituminosas tienen repercusiones sobre el ambiente, incluyendo la tierra, el agua y el aire, debido al dióxido de carbono y otras emisiones, así como la tala de árboles. Para producir cada volumen de petróleo crudo sintético se utilizan entre dos y 4,5 unidades de agua, que pese al reciclaje casi toda termina en charcas negras.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.