[dropcap]A[/dropcap]lrededor de 600 camboyanos iniciaron la semana pasada tres jornadas de marchas a zonas naturales del país amenazadas de deforestación, al cumplirse el primer mes de la muerte violenta de un reconocido ambientalista.

Organizadores de la manifestación expresaron la intención de continuar denunciando la tala y tráfico ilegales de árboles en áreas naturales protegidas, algunas de ellas para destinarlas a proyectos inversionistas.

Misteriosa muerte

El mes pasado, Chut Wutty, quien lideraba una campaña de preservación de esas riquezas, fue ultimado por un policía cuando visitaba la comuna de Bak Klang, cuyos bosques se identifican entre los que corren más peligro de desaparecer.

Tras el confuso incidente, el primer ministro camboyano, Hun Sen, dispuso que un grupo especial de investigación esclareciera lo sucedido para aplicar las medidas que correspondieran.

Otra versión reciente publicada en los medios locales afirma que el agente del orden disparó a Wutty al resistirse a que le confiscaran su cámara fotográfica y le borraran memoria, contentiva de presuntas pruebas de tráfico ilegal de maderas.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.