[dropcap]L[/dropcap]as emisiones de CO2 provocadas por el hombre no sólo causan el calentamiento global de la Tierra, sino que también alteran el ph de los mares y océanos, elevando su acidez hasta unos niveles que, de no frenarse, impedirán la vida marina en pocas décadas.

Así lo advierte un estudio, publicado en la revista estadounidense Science donde se explica que en los últimos 300 millones de años, la química marina ha sufrido “profundos cambios”, aunque ninguno “tan rápido, grande y global como el actual”.

Exceso de Co2 en los últimos 100 años

En los últimos cien años, el CO2 aumentó un 30% en la atmósfera, alcanzando las 393 partes por millón (ppm), mientras que su pH disminuyó de 0,1 unidades a 8,1, lo que indica una mayor acidez. Esto representa una tasa al menos diez veces más rápida que hace 56 millones de años, explicó Barbel Honisch, un paleoceanógrafo de la Universidad de Columbia (Nueva York, noreste de los Estados Unidos) y autor principal del estudio.

La acidificación marina se produce a medida que el CO2 emitido por la actividad humana -originada fundamentalmente por la quema de combustibles fósiles- es absorbido por los océanos. Un tercio de estas emisiones va directamente a los océanos, que se vuelven progresivamente más ácidos, en proporción a cuanto más frías son las aguas.

Vida marina amenazada

La acidificación, que perjudica a muchas formas de vida marina, interfiere, sobre todo, en el desarrollo de las especies con caparazón o esqueleto de carbonato cálcico (corales y moluscos, por ejemplo).

Los científicos encontraron que sólo una vez en la historia se estuvo cerca de lo que se está viendo en la actualidad en términos de mortandad en los océanos. Este período es conocido como el Máximo Térmico del Paleoceno-Eoceno, hace cerca de 56 millones de años. Entonces, a raíz de una duplicación inexplicable de CO2 en la atmósfera, la temperatura global se incrementó 6°C en 5.000 años, con el correspondiente aumento del nivel del mar, que alteró los ecosistemas. Se estima que del 5 al 10% de las especies marinas desaparecieron durante los siguientes 20.000 años.

[quote]”Sabemos que durante los últimos eventos de acidificación del océano la vida no fue aniquilada, sino que nuevas especies evolucionaron en sustitución de las que murieron”, dijo Honisch. “Pero si las emisiones industriales de carbono continúan al ritmo actual, podemos perder organismos que nos interesan, como los arrecifes de coral, las ostras, el salmón”, advirtió.[/quote]

Ya está ocurriendo

En declaraciones a la agencia EFE, el investigador del Instituto de Ciencias del Mar Carles Pelejero, advierte que la acidificación de los océanos está afectando ya a algunas especies de fitoplancton propias de altas latitudes que son la base principal de la dieta de los salmones y las ballenas, entre otros animales marinos, y por tanto un eslabón esencial de las redes tróficas de los océanos.

[quote]Según este investigador, “las aguas de altas latitudes, como el océano Ártico o el Austral, que son muy frías y por tanto muy ácidas y ricas en CO2, alcanzarán en una o dos décadas unas condiciones químicas que impedirán que los organismos con caparazón sobrevivan”.[/quote]

Además, los experimentos desarrollados en zonas más cálidas con corales, como la gran barrera australiana, han demostrado que, “por este lado (del Pacífico), esta cadena coralina está bastante afectada, mientras que en la parte del Índico -probablemente porque estas aguas son más templadas- los corales aún siguen creciendo”.

Consecuencias irreparables

Christopher Langdon, un biólogo marino de la Universidad de Miami, Florida, coautor de esta investigación, adelantó “lo difícil que es revertir rápidamente esta situación”.”Una vez que las especies se han extinguido es para siempre”, dijo. Y agregó: “Estamos jugando un juego muy peligroso”.

Actualmente la zona más afectada, es la costa oeste del Pacífico, donde los criadores de ostras ya están viendo que la fertilidad y el crecimiento de los moluscos es cada vez peor.

[box_dark]La única solución es reducir las emisiones de CO2 de manera drástica y cambiar cuanto antes el actual modelo energético, subraya al respecto la investigadora Patricia Ziveri, participante en el estudio.[/box_dark]

Fuente: EFE, AP, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.